Comprar piso es un proceso que puede ser muy pesado, decepcionante y bastante estresante. Debemos hacerlo con método y huir de la precipitación. De entrada y para evitar sorpresas desagradables, es importante conocer cuáles son los gastos y los impuestos asociados a la compraventa de una vivienda.

Cuando estamos buscando casa debemos tener en cuenta también los impuestos que hay que pagar. Esta serie de gastos e impuestos suelen oscilar en torno al 10% sobre el valor total del inmueble. Todos estos gastos se desembolsan cuando se realiza la firma de la escritura ante notario o cuando ésta se inscribe a los pocos días en el Registro de la Propiedad.

Como repasan en ING, si se trata de una vivienda nueva, el impuesto correspondiente es el IVA, que es el mismo para todo el Estado, aunque cambia si se trata de vivienda libre o VPO. Pero si la vivienda en cuestión es de segunda mano, se debe aplicar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP).

Este impuesto es diferente en cada Comunidad Autónoma. El tipo general oscila entre el 4 y el 10%, si bien no hay que olvidar en el algunas comunidades este impuesto es progresivo, y se aplican tipos ligeramente superiores (del 8 a 11%) para los tramos más altos (normalmente, a partir de 400.000 euros).

De media, el ITP se reparte así según comunidades autónomas:

  • Cantabria: 10%
  • Cataluña: 10%
  • Comunidad Valenciana: 10%
  • Galicia: 10%
  • Castilla-La Mancha: 9%
  • Andalucía: 8%
  • Aragón: 8%
  • Asturias: 8%
  • Baleares: 8%
  • Castilla y León: 8%
  • Extremadura: 8%
  • Murcia: 8%
  • La Rioja: 7%
  • Canarias:6,5%
  • Madrid: 6%
  • Navarra: 6%
  • País Vasco: 4%

Claro que no todo acaba aquí. La compra de una cass nueva implica el pago de más impuestos. Aquí tienes un resumen más detallado.