Jax Rosal, un niño blanco de cuatro años de Louisville, Kentucky, le pidió a su madre raparse el pelo porque quería parecerse a su mejor amigo, Reddy Weldon, un chaval negro que además va a su misma clase. Según Jax, así su profesor sería incapaz de distinguirlos.

Lydia Stith Rosebush, la madre de Jax, decidió contar la anécdota de que su hijo no se había fijado en que el color de piel de su amigo y el de él son distintos en Facebook el pasado viernes junto a una de foto de los niños. Unos días después, es todo un fenómeno viral que demuestra la inocencia y la inexistencia del racismo en niños a edades tempranas, sin duda, un post muy tierno que da para reflexionar.

"Esta mañana, Jax y yo estuvimos discutiendo sobre su pelo salvaje. Le dije que necesitaba un corte este fin de semana. Él dijo que quería que le rapara la cabeza para parecerse a su amigo Reddy. No podía esperar para ir a la escuela el lunes con el pelo como el de Reddy para que su profesor no pudiera distinguirlos. Pensó que sería hilarante confundir a su maestro gracias al mismo corte. Aquí está la foto de Jax y Reddy en Navidad. Estoy seguro de que todos vosotros veis el parecido", escribió Rosebush. "Si esto no prueba que el odio y el prejuicio es algo que se aprende, no sé qué puede hacerlo. La única diferencia que ve Jax entre los dos es su pelo”.

Post

"Me pareció muy gracioso que Jax no se hubiese enterado de que Reddy es de color negro", declaró la madre de Jax a la televisión KSLA. "Cuando describe a Reddy, nunca menciona su color, así que pensé que podríamos utilizar todos esta lección de un niño de cinco años".