El genio renacentista Leonardo da Vinci sigue sorprendiendo siglos después. Expertos italianos han descubierto que su famoso cuadro La Virgen de las Rocas, del que se conservan dos versiones (una en la National Gallery de Londres y otra en el Museo Louvre de París), oculta el dibujo de un perro en el fondo de la pintura, "un acto de acusación de Da Vinci contra la corrupción del papado de su época", reveló el pasado jueves Silvano Vinceti, presidente del Comité Nacional para la Valorización del Patrimonio Histórico.

El hallazgo, realizado por el investigador de dicho comité Roberto Biggi en la obra del Louvre, representa a un perro con una correa que simboliza la fe en el mensaje original de Jesús. Está ubicado tras la vegetación que aparece como telón de fondo de la obra maestra de Da Vinci. "Obtuvimos este resultado gracias a un nuevo método en el que utilizamos una mezcla de las tecnologías más avanzadas y los instrumentos más sencillos", ha explicado Vinceti, quien también estuvo presente en el descubrimiento de los huesos de Caravaggio en Porto Ercole, así como de la modelo Mona Lisa en Florencia.

"Una lupa especial nos permitió examinar cuidadosamente todas las características de la pintura y luego un software de photoshop avanzado nos permitió superponer, descomponer y recomponer", ha añadido este experto en arte italiano.

Leonardo eligió expresar su crítica al papado de su época a través del lenguaje iconográfico El perro oculto entre la vegetación "ofrece una lectura totalmente diferente de La Virgen de las Rocas", sugiere Vinceti. "Para Leonardo, el perro tiene un significado preciso, 'no desobedecer', como él mismo escribe en uno de sus trabajos. La correa es entonces un añadido, ya que en la caza de la época medieval y renacentista representaba una herramienta que permitía al propietario evitar que los perros se comieran la presa", ha agregado. "Para Leonardo, por lo tanto, el perro con correa es el símbolo del hombre que debe obedecer a Dios, los mandamientos divinos, Jesús, la vida que Jesús encarnó perfectamente para expresar el amor cristiano", ha insistido.

Este descubrimiento, para los expertos, consolida una interpretación de Leonardo da Vinci como el depositario de una creencia religiosa rigurosa. "Hasta ahora sus pinturas han sido abordadas desde el punto de vista de la técnica y el estilo de la pintura", asegura Vinceti, "pero hemos perdido de vista el hecho de que Leonardo, a través de la composición de sus pinturas, logró una narración en imágenes".

"Leonardo no podía expresar cierta crítica contra el papado porque entonces estaban Inocencio VIII, Alejandro VI, los papas Borgia y sobre todo la Inquisición", cuenta Vinceti. De ahí la idea de que Leonardo eligió expresar su crítica al papado de su época a través del lenguaje iconográfico: "Ese perro con una correa sobre San Juan Bautista en la composición es la acusación que hace Leonardo de la corrupción del papado que entonces privilegiaba el poder temporal sobre el poder espiritual ", concluye Vinceti.

"Leonardo utiliza la pintura para expresar su pensamiento y pide un cristianismo riguroso que pueda revivir el ejemplo de Dios en los mandamientos y el de Jesús expresado en los Evangelios", sentencia.