El precio de la vivienda en España subirá de manera sostenida a lo largo de este año. Hay varias razones que lo explican. A juicio de Century 21 España, el gran interés del inversor internacional, una mayor apertura en la concesión de créditos a las familias españolas y la disminución de la oferta, provocarán una subida sostenida de precios en los mercados inmobiliarios de las principales zonas urbanas y costeras.

El precio medio de la vivienda se situó en los 139.000 euros durante 2016. Para esta red de franquicias inmobiliarias, este valor alcanzó los 213.000 euros, un crecimiento del 0,50% si comparamos la cifra con los 212.000 euros del 2015. Para 2017, “creemos que factores como el incremento de transacciones en los mercados más periféricos, el rendimiento disponible de los españoles y su poder adquisitivo, condicionarán una subida sostenida de los precios de la vivienda”, explica Ricardo Sousa, CEO de Century21 para España y Portugal.

País Vasco, Cataluña, Baleares y Comunidad de Madrid son las comunidades autónomas en las que resulta más caro invertir en el mercado inmobiliario residencial, mientras que las provincias del interior de Andalucía, Extremadura y Castilla-La Mancha son las zonas más baratas para adquirir una vivienda. En cuanto al número de transacciones inmobiliarias Andalucía, Cataluña, Comunidad Valenciana y Comunidad de Madrid son las que registran un mayor número puesto que abarcan todos los segmentos del mercado inmobiliario, despertando un especial interés tanto en el inversor internacional como en las familias españolas.

El pasado año dejó 445.000 transacciones inmobiliarias, entre compraventa y alquiler. Para 2017, esta red inmobiliaria espera que se alcancen las 500.000, igualando las cifras de 2008. Con respecto al precio de la vivienda, experimentará un crecimiento sostenido promovido por el aumento de la demanda y la reducción de la oferta. Además, la cultura de la propiedad, fuertemente arraigada en la sociedad española y la mayor concesión de hipotecasharán que el mercado registre un aumento en la compra-venta en detrimento del alquiler” apunta el CEO de Century21 para España y Portugal.

Británicos, franceses, alemanes y escandinavos, los que más han invertidoEntre los compradores extranjeros, son británicos, franceses, alemanes y escandinavos los que más han invertido. Están interesados en viviendas de lujo situadas en las ciudades de Madrid y Barcelona, y en zonas costeras de Alicante, Almería, Málaga, Murcia, Baleares y Canarias. “Los compradores extranjeros continuarán invirtiendo en vivienda durante 2017 atraídos por la alta rentabilidad de los precios, la oferta socio-cultural y la seguridad de nuestro país”, asegura Sousa.

Por lo que respecta al comprador nacional, han sido las clases más altas las que primero han retomado su interés en el mercado inmobiliario residencial, percibiéndolo como un valor seguro frente a la inestabilidad de los mercados bursátiles. Viviendas de lujo dotadas de todo tipo de servicios, situadas en barrios residenciales bien comunicados y con posibilidades de obtener plusvalías es lo que más demandan.

Además, el interés por la vivienda de las clases medias se ha reactivado, superando el número de transacciones inmobiliarias del primer grupo aunque con un valor medio inferior, las cuales demandan pisos de 90 m2 y tres habitaciones en zonas periféricas de las grandes urbes.