En Japón se han cansado de las tartas tradicionales. La nueva moda culinaria destierra el azúcar, la mantequilla y la harina de los pasteles de cumpleaños para apostar en su lugar por... la carne cruda.

Se trata de una tendencia gastronómica que surgió hace unos años, pero que ha cobrado bastante relevancia estos últimos días en las redes sociales. La técnica, de hecho, se ha perfeccionado en este tiempo y ahora incluye hasta flores de decoración y un estilo más definido y moldeado. 

Según Bustle, este tipo de tarta está despegando en el país asiático, una tierra donde abundan los mariscos y la carne roja se considera un lujo. Las imágenes en Twitter muestran diferentes creaciones, algunas tan cuidadas que incluyen ramitas de vegetación para añadir un toque de color o una salsa o adobo para condimentarlo.

Aunque la carne se sirve cruda, se suele cocinar después a la parrilla. Los más atrevidos se arriesgan incluso con pasteles con forma de donut.