Un equipo de la expedición a Samoa de la National Oceanic and Atmospheric Administration's (NOAA) ha descubierto una medusa, a la que han descrito como "etérea y "cósmica", a unos 3.00 metros de profundidad que podría tratarse de una especie completamente nueva.

La criatura, luminiscente, fue registrada por un vehículo operado de forma remota en una lejana región del océano Pacífico cerca de Samoa, en una sima marina inexplorada hasta la fecha que responde al nombre de Utu Seamount.

El zoólogo especializado en invertebrados Allen Collins identificó inicialmente a la criatura como un ejemplar de Benthocodon Hyalinus, pero cabe la posibilidad de que se trate de una nueva especie desconocida hasta la fecha porque los órganos sexuales aparentemente difieren. Para poder ratificarlo de manera definitiva sería necesario observarla bajo el microscopio y realizar pruebas genéticas.

En cualquier caso, no sería la primera vez que el equipo de la NOAA descubren especies sorprendentes. Ya en abril de 2016 reportaron la existencia de una medusa luminiscente semejante a una bola de discoteca a 3.700 metros de profundidad cerca de las islas Marianas.