El Tribunal de Cuentas ha instado al Banco de España a desarrollar, en colaboración con el Banco Central Europeo, los procedimientos necesarios para dotar de más personal a los equipos de inspección.

Así lo dice en su informe de fiscalización de 2015 del órgano supervisor, y añade que para eso debería concretar los perfiles profesionales y establecer planes de formación.

El Tribunal de Cuentas cree, además, que es necesario que el supervisor mejore el seguimiento del grado de cumplimiento que alcanzan las entidades de los requerimientos y recomendaciones que formula la institución.

También cree que el supervisor debe insistir a las entidades sobre la necesidad de mejorar la uniformidad y el contenido de sus informes de autoevaluación de capital, así como de los procedimientos de evaluación de la idoneidad de sus altos cargos.

Le anima, por último, a continuar con la modernización de las herramientas informáticas que utiliza para la evaluación de la idoneidad de los altos cargos y para la supervisión de conducta de entidades.