La artista inglesa Gillian Wearing (Birmingham, 1963) aparece transmutada en una treintena de mujeres de perfiles diversos que sólo tienen en común los rasgos —se trata de autorretratos— y la edad, 70 años, envejecimiento simulado con técnicas digitales de postproducción. Las fotos forman un mosaico titulado Rock n'roll 70 wallpaper y son la pieza central de la nueva exposición de la mediática artista en la National Portrait Gallery de Londres.

El envejecimiento artificial de Wearing, una artista interesada en que el arte haga visible las relaciones sociales y ahonde en los roles que jugamos, es una de las obras de Behind the mask, another mask (Bajo la máscara, otra máscara), una exposición que se prolonga hasta el 29 de mayo. Como el título sugiere, revisa la simulación, el artificio y la mascarada social y aúna las obras de Wearing y Claude Cahun (1894-1954), la fotógrafa que se definía como de género sexual 'neutro' para jugar con la ambigüedad. Si bien nacieron con 70 años de diferencia, ambas abordan temas similaressobre el género y la identidad y los roles.

A pesar de sus diferentes orígenes, se pueden trazar "paralelos obvios y notables" entre las artistas —Cahun nació como mujer, se llamaba Lucy Renee Mathilde Schwob y era lesbiana—, ambas fascinadas por la performance como medio. Wearing ya había citado a la francesa en el pasado, en la foto Me as Cahun holding a mask of my face (Yo como Cahun sosteniendo una máscara de mi cara), una reconstrucción del autorretrato que la surrealista firmó en 1927 Don't kiss me I'm in training (No me beses, estoy entrenando).

Artista de feria, deidad hindú, decadente millonaria...

Cahun apenas mostró su trabajo en vida, pero alcanzó una gran notoriedad póstuma por la precocidad de los planteamientos sobre indeterminación sexual de sus fotos, escenografiadas con gran detalle, haciendo a la artista objeto y sujeto de las obras, al tratarse siempre de autorretratos con un moderno sentido de performance. Cahun aparece ataviada de hombre, mujer, artista de feria, deidad hindú o decadente millonaria. En ningún caso logra identificarse el género real de la fotógrafa-modelo, interesada tanto en el juego con el cuerpo como en la puesta en duda de los roles establecidos.

Iban a actos nazis disfrazadas de hombres y colocaban panfletos en los bolsillos de los soldados alemanes Vivió en pareja desde los años veinte con su hermanastra Suzanne Malherbe. Cuando los nazis invadieron Francia, la casa en la que convivían en Normandía fue casi destruida y las mujeres encarceladas por sus contactos con grupos de la resistencia.

Sus acciones eran espectaculares: acudían a actos nazis disfrazadas de hombres y colocaban con disimulo panfletos en los bolsillos de los soldados alemanes. La Gestapo las torturó durante horas y fueron condenadas a muerte, pero la sentencia nunca fue ejecutada.

Recreaciones minuciosas de sí misma

Ganadora en 1997 del Premio Turner , el de mayor prestigio entre los galardones a las artes plásticas en el Reino Unido, Wearing también ha incorporado recreaciones minuciosas de sí misma en una gama intrigante y a veces desconcertante de apariencias basadas en la autodramatización: con máscaras protésicas o efectos fotográficos se ha convertido en su madre, su hermano, ella misma de adolescente, falsa agente de policía o víctima de estrés postraumático.

Carteles que dicen lo que quieres decirles y no dicen lo que algún otro quiere que digas Wearing también ha mostrado las grietas emocionales de la sociedad contemporánea en proyectos polémicos, como el realizado entre 1992 y 1993, Signs that Say What You Want Them to Say and Not Signs that Say What Someone Else Wants You to Say (Carteles que dicen lo que quieres decirles y no dicen lo que algún otro quiere que digas), en el que la artista cedía papel y rotulador a personas elegidas al azar para que escribiesen el mensaje personal que deseaban transmitir y luego los fotografiaba.

Un policía pide '¡ayuda!'

Las 600 imágenes, entre ellas la de un policía con el rótulo "¡Ayuda!", un funcionario con el mensaje "Estoy desesperado" o un hombre con la frase "Declarado parcialmente loco", convirtieron a Wearing en una de las grandes promesas del arte británico.

Género, identidad, disfraz e idea del yo, temas cada vez más relevantes La exposición, con un centenar de obras de Cahun y Wearing, es "inspirada, oportuna y conmovedora", dice el director del museo, Nicholas Cullinan. "Estas artistas pioneras, aunque separadas por varias décadas, abordan temas igualmente convincentes en torno al género, la identidad, el disfraz y la idea del yo, temas cada vez más relevantes en la actualidad".