Google ha seguido añadiendo mejoras a su traductor en los últimos meses. Una de las más relevantes han sido las que tienen que ver con la inteligencia artificial y ha provocado que esta popular herramienta sea más precisa en sus traducciones, algo en lo que siempre había cojeado, especialmente cuando había giros idiomáticos o expresiones poco frecuentes.

Para ello desarrolló un sistema de 'machine learning' bautizado como Google Neural Machine Translation (GNMT), que echó a andar a finales de 2016 y que hoy sigue implementándose con nuevos idiomas, tal y como explicaba Google desde su blog oficial.

Este sistema que favorece mejores traducciones, del que disfrutan ya idiomas como el español o el inglés, es capaz de utilizar redes neuronales para aprender a traducir mejor frases completas, según detallan desde Computer Hoy.

Este proceso de ' machine learning' intenta aprender de las traducciones que realizan los usuarios para introducir el factor del contexto en las traducciones de frases completas. De esta forma, se trata de pasar página a lo que era el traductor de Google en sus primeros años: una herramienta de traducción literal.

Cualquier mejora en esta aplicación es relevante, teniendo en cuenta que es utilizada por más de 500 millones de usuarios al mes y que a través de ella se traducen más de 140 mil millones de palabras diarias.