El uso de pesticidas, particularmente en la agricultura, es responsable de 200.000 muertes al año por envenenamiento, según ha informado la relatora de la ONU sobre el derecho a la alimentación, Hilal Elver. La relatora sostiene que el 99% de los casos graves de contaminación accidental con pesticidas, ocurren en los países en desarrollo pero "en todos los países hay una exposición crónica a los pesticidas. Ninguno es inmune", asegura.

En la presentación de su informe anual ante el Consejo de Derechos Humanos (CDH) de Naciones Unidas, la experta planteó que la gran mayoría de la población mundial está expuesta a los pesticidas, sea a través de los alimentos, el agua, el aire o por contacto directo con estos químicos y sus residuos.

La exposición a los pesticidas tiene una variedad de consecuencias irreversibles sobre la salud, como cáncer, alzheimer y parkinson, transtornos hormonales, desórdenes en el crecimiento y esterilidad.

En el caso de las mujeres embarazadas, éstas corren un mayor riesgo de abortos espontáneos, partos prematuros y de malformaciones congénitas en el bebé.

En el 80% de los casos, los países en desarrollo no cuentan con los recursos para cumplir las normas que regulan el uso de pesticidas

En el caso de los niños se han obtenido evidencias de desórdenes mentales y físicos durante su desarrollo, incluso si su exposición a los pesticidas ha sido baja, explicó la relatora en su presentación ante el CDH.

A pesar de que los países en desarrollo son los más afectados, áreas económicamente desarrolladas del mundo, las poblaciones de la Unión Europea o de Estados Unidos, no están exentas de los perjuicios del uso de los pesticidas. Sin embargo, la UE tiene cierto adelanto sobre EE UU, ya que aplica ciertos principios de precaución que son inexistentes en las regulaciones estadounidenses.

"Aunque en esos lugares no hay grandes accidentes, lo que sí está ocurriendo es la modificación de los genes de las plantas. Se trata de un problema de orden sistémico", explicó.

A pesar de la gravedad de este problema, sólo entre el 25 y el 35% de países en desarrollo cuentan con normas legales que regulen el uso de pesticidas, pero en el 80% de casos no cuentan con recursos para hacerlas cumplir.

La industria de los pesticidas

Elver enfatizó que "la relación entre enfermedades y pesticidas no se entiende claramente", lo que responde a la estrategia de los productores de pesticidas, un sector dominado por un puñado de corporaciones.

Las estrategias de la industria "han obstruido reformas y paralizado las restricciones a los pesticidas"

"En lugar de asumir su responsabilidad y reducir los impactos negativos de sus productos, la industria de los pesticidas ha hecho todo lo posible para minimizar la magnitud del daño que ocasionan", alertó.

Comparó esta estrategia a la que utiliza la industria del tabaco, que alude a que la relación entre su consumo y diversas patologías no está absolutamente probado, a pesar de las evidencias científicas al respecto.

Como en el ámbito del tabaco, "los esfuerzos para influir, los estudios financiados por la industria y otras estrategias han obstruida reformas y paralizado las restricciones a los pesticidas a nivel mundial", lamentó la relatora.

Frente a este panorama poco alentador, Elver rescató el desarrollo de la agricultura ecológica, que ha demostrado que cultivar con menos o sin pesticidas es posible, que el rendimiento es adecuado y produciría lo suficiente para que la población mundial esté adecuadamente alimentada.