Las ventas del comercio minorista retrocedieron un 0,1% en enero respecto al mismo mes de 2016, coincidiendo con el fin de la campaña navideña, según datos publicados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE). En tasa mensual (enero sobre diciembre), las ventas del comercio minorista cayeron un 1,1%.

El retroceso en la facturación del comercio coincide con la caída en los dos primeros meses del año de la confianza del consumidor, medida por el CIS, tanto por la situación actual de los españoles como por sus expectativas de futuro.

Este descenso de las ventas del comercio minorista tras encadenar 28 meses consecutivos de ascensos interanuales, es un punto inferior al logrado en diciembre (+0,9%). Eliminados los efectos estacionales y de calendario, la facturación del comercio minorista aumentó un 0,1% interanual, tasa dos puntos inferior a la de diciembre (+2,1%).

La Confederación Española de Comercio (CEC) ha mostrado la "preocupación" del sector tras una campaña de rebajas "decepcionante y dispersa", según han informado en un comunicado. En concreto, los comerciantes han alertado de que resulta "llamativo que este descenso ocurra en enero, un mes que solía ser el mejor del año, gracias al empuje de las rebajas".

Culpan a la liberalización de los períodos de rebajas

Los comerciantes señalan a la liberalización de las rebajas que está provocando "confusión" en los consumidoresLa confederación ha atribuido el mal resultado de enero a una campaña de rebajas que ha calificado de "descafeinada, dispersa y muy decepcionante" y ha vuelto a insistir a la Administración en la recuperación de los dos periodos de descuentos marcados en el calendario.

Según ha explicado la CEC, la mayor parte de las pymes de comercio que participaron en las rebajas mantuvieron una facturación similar o incluso inferior a la registrada en 2016, pese a que las expectativas al inicio de la campaña eran de un incremento en las ventas del 3%. Unas expectativas que empujaron al empleo un 1,8% en enero respecto al mismo mes de 2016, sobre todo en grandes superficies (2,4%) y grandes cadenas, un (4,4%).

Entre las razones que han provocado esta caída, los comerciantes señalan a la liberalización de las rebajas que está provocando "confusión" en los consumidores, a lo que se une las políticas de promociones permanentes, el auge del comercio electrónico, la inestabilidad política y la caída de la confianza del consumidor.

El presidente de la CEC, Manuel García-Izquierdo, ha lamentado que "por desgracia las rebajas ya no son lo que eran", ya que con el modelo actual de liberalización "se ha desvirtuado su finalidad como herramienta del comercio que daba salida al 'stock' de temporada".

"Hemos llegado al punto de que las rebajas de invierno comienzan en plena Navidad, lo que reduce los márgenes de venta y estropea la temporada. Tras la recuperación del 2016, las pymes y autónomos de comercio afrontan el 2017 con cierta incertidumbre, pero pese a esta caída, confiamos en que el comercio retome en breve la senda de la recuperación", ha deseado.

Los autónomos también han sufrido el bajón del comercio

Los autónomos también expresan su preocupación porque uno de cada tres que se borró en enero de 2017 del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos —5.800 de 16.231— procedía del comercio. "Suponen 187 autónomos menos cada día y una cifra más elevada que la pérdida de autónomos en todo el 2016", asegura Lorenzo Amor, presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA).

"Debemos estar atentos a la evolución de este sector por su importancia en la vertebración de muchos pueblos y ciudades en España, porque concentra a uno de cada cuatro autónomos y porque da trabajo a más de 2,2 millones de trabajadores por cuenta ajena", ha insistido Amor.

Los datos más relevantes del informe

  • La caída, más pronunciada en las pequeñas cadenas.Por modos de distribución, las grandes superficies redujeron su facturación un 0,7% en el primer mes del año respecto al mismo mes de 2016, mientras que las pequeñas cadenas vendieron un 2,6% menos, frente a las grandes cadenas que aumentaron sus ventas un 1,4% y las empresas unilocalizadas un 0,3%.
  • Más ventas de alimentos y menos del resto. Según los datos del organismo estadístico, las ventas de los productos alimenticios subieron un 1,9% en enero en tasa interanual, mientras que las de los no alimenticios retrocedieron un 1,1%. Entre estos últimos, el mayor incremento de la facturación lo experimentó el equipo del hogar (+2,6%), seguido del equipo personal (+1,5%), mientras que los otros bienes se situaron en negativo (-0,5%).
  • La mayor bajada de ventas, en Extremadura. La facturación del comercio minorista disminuyó en 10 comunidades y aumentó en siete. Los mayores descensos se registraron en Extremadura (-2,2%) y Cataluña (-1,8%); los mayores aumentos, en Canarias (+3,6%) y Baleares (+2,4%).