En 2014 la fotógrafa Lora Scantling capturó en una imagen a tres niñas en su lucha contra el cáncer. En la fotografía, que rápidamente se hizo viral, aparecían Rylie, de tres años de edad, Rheann, de seis, y Ainsley, de cuatro, fundidas en un cariñoso abrazo.

Ahora, tres años después, las niñas han vuelto a reunirse para inmortalizar en una fotografía en la que aparecen sujetando un lazo de oro —símbolo de la lucha contra el cáncer infantil— que todas han superado esta enfermedad y lucen más sanas y saludables que nunca.

A pesar de haberle ganado la batalla al cáncer, Rheann conserva huellas tangibles de haber pasado por él. Su pelo no puede crecer debido a la radiación recibida y es probable que sus ojos siempre se vean torcidos por la ubicación de su tumor cerebral.

"El cáncer es como un dragón", señaló Rheann durante la última sesión de fotos. "Sí, y la quimioterapia es el príncipe", respondió Ainsley. "¡El cáncer se metió con las princesas equivocadas!", comentó Rylie.

Tanto la fotógrafa como la familia de las pequeñas esperan poder continuar inspirando a la gente y concienciar a todo el mundo sobre el cáncer infantil. "Es necesario recaudar más fondos para el cáncer infantil para que puedan mejorar los tratamientos", dijo Scantling.

Las niñas se hicieron amigas cuando se conocieron en la primera sesión de fotos. Desde entonces, las tres se reencuentran cada año para retratar juntas su proceso.