Amy Krouse Rosenthal, la escritora de la conmovedora carta Deberías casarte con mi marido que publicó hace una semana The New York Times, ha fallecido a los 51 años a causa de un cáncer de ovarios diagnosticado en 2015 que combatió estoicamente hasta este lunes, según ha confirmado su agente literaria Amy Rennert a la revista People.

"Todo lo que hizo fueron actos de vida y amor", comenta Rennert al mismo medio. "Era una luz brillante. El ensayo final de Amy, escrito bajo las circunstancias más difíciles, fue el regalo para él [su marido] y también para el resto de nosotros. Nos enseñó que los momentos más pequeños de la vida no son pequeños para nada".

La columna, una carta del presentación del marido que se basa en 9490 días de convivencia y a través de la cual se deshace en elogios hacia él, se gestó con la "fecha límite" demasiado cerca y con el objetivo de encontrarle a Jason "una persona apropiada". Y el regalo más genuino que podía darle, a su juicio, era precisamente ese: "Que Jason empiece una nueva historia de amor".

Amy le definía como "un hombre del que es fácil enamorarse" y como "un padre absolutamente maravilloso" para sus tres hijos. "¿Mencioné que es increíblemente guapo?", agregaba. "Voy a echar de menos mirar esa cara suya". Así, y aunque no había utilizado jamás las aplicaciones para ligar, abrió un perfil general de Jason en una de ellas con las siguientes características: "Mide 1,78 cm, pesa 72 kilo, tiene ojos color avellana y cabello entrecano. Se viste bien. Está en forma y disfruta ejercitándose. Si nuestro hogar hablara, diría que Jason es asombrosamente habilidoso. Cuando se trata de comida... este hombre sabe cocinar".

"No sabía lo que estaba escribiendo", comentó Jason a People. "Pero yo estaba con ella mientras trabajaba y puedo decir que escribir la historia no fue tarea fácil. Cuando leí sus palabras por primera vez me sorprendió la belleza y la prosa dada su situación". Terminó, según cuenta, "emocionalmente destrozado" y adelanta: "No tengo la misma facilidad para la escritura como ella, pero si lo hago, puedo decir que mi cuento sería sobre la historia de amor más épica... la nuestra".