¿Qué derecho tienen los gobiernos, corporaciones u organizaciones para recopilar y retener información sobre las comunicaciones diarias de los ciudadanos? ¿Qué herramientas, tanto hoy como en el pasado, se han utilizado para supervisar esas actividades? ¿Cuáles son los efectos inmediatos y de largo alcance derivados de la globalización del rastreo?.

Sobre la base de estas inquietantes y cada día más pertinentes preguntas dado el afán de vigilancia que se impone en el mundo como una norma, la exposición Watching You, Watching Me: A Photographic Response to Surveillance (Vigilándote, vigilándome: una respuesta fotográfica a la vigilancia) reúne los proyectos de una decena de artistas contemporáneos, casi todos de matiz fotográfico, basados en las formas de amenaza a la privacidad de los nuevos métodos de recopilación de información.

La muestra, organizada por la Open Society Foundations del millonario y filántropo George Soros, se detiene ahora, hasta el 2 de julio, en el Museo de la Fotografía de Berlín. Los diez artistas reunidos en la muestra temática basan sus trabajos en un mismo mensaje: los esfuerzos privados y públicos para "rastrear las comunicaciones y las actividades de millones de personas (...) no sólo amenaza nuestro derecho a la privacidad, sino que también abre la puerta para que la información sea recopilada y utilizada de manera represiva, discriminatoria y fría" y supongo un peligro añadido para la libertad de expresión.

La fotografía, añaden los organizadores, es un potencial instrumento de vigilancia, pero también "una herramienta para exponer y desafiar el impacto negativo" de las estrategias de espionaje. Al abordar la dificultad inherente de visualizar algo y los subrepticios métodos de vigilancia, que pretenden ser a la vez omnipresentes y encubiertos, los artistas reunidos en la exposición emplean una gama muy dinámica de enfoques.

El caos de la sede de Inteligencia de Gadafi

Trabajando para el Wall Street Journal en agosto de 2011, Edu Bayer fotografió los interiores abandonados del centro de coordinación de los servicios de Inteligencia en Trípoli del régimen de Gadafi. En la abandonada quietud de salas vacías y desordenadas, el reportero encontró restos del sofisticado aparato de seguridad del dictador, que tras su caída dejó las instalaciones sumidas en el caos.

Manuales de la Stasi para entrenar a espías, realizar búsquedas caseras... Simon Menner también llama la atención sobre la vigilancia de los ciudadanos por los poderes del estado, pero desde la perspectiva del vigilante. Menner presenta imágenes que descubrió en los vastos archivos del antiguo Ministerio de Seguridad del Estado de Alemania Oriental, conocido comúnmente como Stasi. Estas imágenes fueron utilizadas para entrenar a espías, realizar búsquedas caseras secretas y monitorear la actividad diaria.

La Policía de Nueva York espió a musulmanes

Del mismo modo, Josh Begley se apropia de fotografías, mapas y textos de los documentos usados por la Policía de la Ciudad de Nueva York, que creó una llamada Unidad de Evaluación de Zonas, que sistemáticamente espió a personas musulmanas hasta que fue disuelta en 2014 después de numerosas protestas públicas.

Julian Roeder adopta el lenguaje visual de la publicidad para llamar la atención sobre las personas y la maquinaria que están tras el sistema de vigilancia fronteriza EUROSUR, que conecta todas las unidades y terminales de control de fronteras de la UE; y Mari Bastashevski también analiza el papel de la tecnología, pero desde la perspectiva de las industrias que se benefician de la interceptación y vigilancia de las comunicaciones de masas para vender los datos a agencias de inteligencia.

Fotos de un 'drone' sobre lugares y reuniones en los EE UU Tomas van Houtryve y Andrew Hammerand presentan dos proyectos basados en las tecnologías de vigilancia mediante drones no tripulados. El primero fotografía lugares y reuniones de los EE UU —una boda, un parque, cabañas de ganado...— desde el punto de vista cenital de los aparatos en la serie Blue Sky Days, iniciada tras el asesinato de una mujer civil e inocente en Pakistán, cuando fue alcanzada por disparos erróneos de un drone.

Reinsertar a personas en Google Stree View

Paolo Cirio y Mishka Henner utilizan las imágenes de Google como materia prima para su trabajo. Las instalaciones callejeras de Cirio reinsertan en el espacio público a las personas capturadas por Google Street View y Henner destaca cómo el gobierno holandés interviene en el paisaje visual de Google Earth para censurar enclaves sensibles desde un punto de vista político, económico o militar.

Un profesor universitario ha enviado 70.000 fotos al FBI desde 2002 En Thousand Little Brothers, Hasan Elahi, un profesor universitario de origen musulmán, muestra las 70.000 fotos sobre su vida diaria que ha enviado al FBI desde 2002 tras ser colocado por error en una lista de sospechosos. Inicialmente puso en marcha el proyecto como una forma de ser transparente sobre su paradero —hace fotos de todos los lugares a los que va, lo que come, qué compra, dónde duerme...— y decidió mantenerlo vivo para demostrar que la cantidad de información recopilada sobre alguien puede conducir a un extremo de saturación.

Los diez aristas proporcionan una visión sobre las formas en que la cultura de la vigilancia "borra las fronteras entre el ámbito privado y público". A medida que los avances tecnológicos "mejoran la capacidad de monitorear nuestras interacciones diarias" los proyectos "plantean preguntas importantes y provocadoras sobre el papel de la privacidad en la defensa de nuestras libertades y derechos básicos".