La artista Martina Stoessel acaba de anunciar su vuelta a los escenarios con TINI. Got Me Started Tour. La gira comenzará en Madrid el 18 de marzo en el Palacio Vistalegre y después visitará otras 21 ciudades europeas. Este es el primer tour en solitario de Martina Stoessel, Tini, tras el éxito mundial de la serie Violetta, de Disney Channel.

¿Qué vamos a ver en la gira?
Va a ser un show increíble, estamos preparando lo mejor que se puede armar, luces, cambios de vestuario, muchos bailarines, músicos geniales, una escenografía impresionante... Voy a cantar todas las canciones de mi disco y también canciones de Violetta y versiones, que no quiero decir cuáles, pero de artistas que me encantan. Quizá también algún artista invitado, hay muchas sorpresas. Lo más especial que tiene es que por primera vez voy a hacer mi show.

¿Lo concibió como algo personal?
Estuve en cada detalle, en cada reunión y sí, lo de Violetta venía dado por la producción y estaba dirigido para su público. Esto lo armamos tal cual yo lo quería, mucho más adulto.

Le quedan por delante duros meses de gira...
Sí, pero tuvimos tanto entrenamiento con Violetta, que ahora miro la gira y sé que voy a disfrutar cada show. Antes hacíamos 80 shows en dos meses, eso es dos o tres conciertos por día y ahora haré un show, tengo unos días de descanso, llego a otra ciudad hago dos más y tengo más descanso... eso me permite conservar la energía y puedo empaparme de cada lugar, fijarme en cada detalle que vaya a vivir.

Y es el 'show' que usted quería hacer, como quería hacerlo...
Es algo propio: son mis canciones, es mi show, es mi vestuario...

Y de un día para otro fue: ¿qué te quieres poner? Y dije ¿estáis seguros?  Tiene muchas fechas en Alemania... ¿a qué se debe esa pasión allí?
Increíble... lo que pasó con Violetta en Alemania fue algo inentendible. Allí incluso les tuvieron que explicar lo que era una novela, no era común tener una serie que se emitiera de lunes a viernes. Había un programa que les explicaba eso a los chicos. Y fue una locura. Allí no hace ni un año que ha acabado la serie y la gente está muy expectante.

La han traducido a unos 40 idiomas... ¿Cómo se ha visto?
Es una locura, veía algunas versiones y decía ¿acá en qué estoy hablando? (Risas). A cada país que íbamos nos aprendíamos algún diálogo en su idioma.

¿Cuál es el idioma que predomina en la gira?
Vamos a estar mezclando inglés, español y el idioma del país en el que estemos.

¿Qué cosas se permite en el estilo que antes no podía?
Todo, básicamente. Yo hacía un personaje y ese personaje se vestía, maquillaba y peinaba de tal forma. Y de un día para otro fue: ¿qué te quieres poner? Y dije ¿estáis seguros? (Risas). Para los vestuarios inventamos cosas increíbles, de todos los colores y estilos, zapatos impresionantes...

¿Tiene referentes para eso?
Beyoncé me gusta muchísimo y sigo muchas páginas de moda, porque me encanta. A veces veo algo que me gusta y combino elementos y se los mando al diseñador y creamos cosas nuevas.

¿Dejar atrás a Violetta ha sido una liberación o le da nostalgia?
Un poco de todo. Cada vez que canto las canciones de Violetta se me caen las lágrimas. Marcó mi infancia y mi adolescencia, mi crecimiento y mi vida, porque de los 14 a los 20 más o menos te conoces a ti mismo, decides qué personas quieres tener al lado... Violetta no sólo me transporta al personaje, sino a esa época. Pero también me causa felicidad terminar y poder encarar el nuevo desafío.

Tini ha evolucionado, ¿también sus fans?
Es una mezcla de todo. Hay gente que sigue el programa y a mi desde que tenían 13 años y ya tienen 20 como yo y pagan una entrada para ver mi show. Y hay gente que me conoce solo por mi disco... Gente que llega al disco por Violetta... Lo que es muy loco son los padres que se saben todas las canciones y me dicen "desde las siete de la mañana te voy escuchando en la radio del coche cuando llevo a la niña al cole".

La vida te puede cambiar de un día para otro, tanto profesional como personalmente Canta, baila, interpreta... ¿hay que ser polifacético en este mercado?
Depende a lo que te quieras dirigir. Si eres cantante pop tienes que bailar porque a la gente le gusta ver el show, qué te pones, qué hacen los bailarines... más allá del canto, les gusta toda la propuesta. Si de repente eres un cantante de jazz la gente sólo quiere verte a ti sentada en una banqueta. Creo que soy de una generación que creció viendo ese tipo de cosas, Beyoncé, Michael Jackson... para nosotros es normal verlo así.

¿Tiene tiempo para pensar en el futuro?
No lo pienso tanto porque la vida te puede cambiar de un día para otro, tanto profesional como personalmente. Te puede pasar algo que no permita que hagas lo que tenías preparado. Intento enfocarme en el presente, pero sí tengo muchas ganas de sacar un nuevo disco, una línea de ropa, quizá una serie, algo de cine... y en lo personal me gustaría casarme, tener hijos...

¿Se puede conciliar la vida familiar con una profesión como la suya?
Claro que sí. Hoy en día la mujer está encarando mucho ese tema y todos nos dimos cuenta de que es posible trabajar y tener una familia. Yo lo vi en mi familia y lo veo en otras y claro que se puede.

¿Alguna habilidad no artística de la que haga gala?
Pues tiene algo que ver, pero me encanta maquillar, peinar, diseñar... dirigir me gusta... dormir me encanta (risas) y me encanta hacer limpiezas de cutis.

En Tini, el gran cambio de Violetta se veía cómo es ser una estrella internacional superada por el trabajo y la fama ¿Era un poco autobiográfica?
Intentamos buscar esa línea, que se pudiera ver de varias formas. Era una ficción pero algo tiene que ver, mostrar esa cara del artista que nunca se ve. Cuando arrancó Violetta lo hice porque me hacía feliz. Pero si algo ya no me hace feliz no quiero seguir haciéndolo. Todos nos hacemos alguna vez esa pregunta. Violetta tenía esa necesidad de encontrarse a sí misma. A mí cuando acabó me encontré así, preguntándome ahora qué, qué quiero hacer, qué quiero decir. Todas las preguntas que se hacía Violetta en la película todos nos las hacemos.

¿Qué es lo que la mantiene con los pies en la tierra?
La familia, mis padres, mi abuela, mi hermano, mis amigas de toda la vida, la gente que trabaja conmigo... son una bendición.

Estuvo dos días con los reyes de España y con el presidente de Argentina, Mauricio Macri...
Fue muy loco. ¿Qué persona se imagina en su vida que va a estar en un palacio? Cuando ves las películas piensas que es ficción, pero era mejor que en las películas. Es muy lindo que se reunieran para algo tan positivo y que contaran conmigo. Al presidente y a su mujer les conozco y siempre fueron muy afectuosos conmigo.

¿Qué le dijeron los reyes?
Me contaron que sus hijas eran fanáticas. Es una locura.