El ser humano ha convivido con los perros, derivación domesticada de los lobos, desde hace al menos nueve milenios. Pero el asunto de la relación entre humanos y cánidos no se limita a la cohabitación o el entendimiento sentimental. Los hombres han participado activamente de la creación de razas de perros para fines específicos, entre otros, según sostienen los antropólogos sociales y psicólogos, para conseguir animales que se acerquen al aspecto de sus dueños.

¿Y si las tornas diesen la vuelta y fuesen los humanos quienes se pareciesen a los perros? Este es el punto de partida de un proyecto fotográfico y de estilismo de Alexander Khokhlov, nacido en la India en 1982 pero establecido en Moscú.

Dogs Alike (Como perros), con retratos de Khokhlov; producción de su esposa, Veronica Ershova, y estilismo, accesorios y peluquería de Natalia Pavlova, Uliana Makhtyuk y Alla Tsvetkova, juega con la idea de que son los propietarios de los animales quienes adopten la figura y apariencia de las mascotas.

"Históricamente, el ser humano participa directamente en la creación de nuevas razas de perros", dice el fotógrafo, que cita las al menos 400 especies —de las mas o menos 800 que se considera que existen (los zoólogos discuten mucho sobre el asunto)— que pueden considerarse como productos de diseño genético para "propósitos específicos".

Los 'perros-bolso', puestos de moda como accesorios

"Hay perros de guardia, perros de caza, perros de pastoreo e incluso los llamados handbag dogs (perros-bolso), añade el fotógrafo, que se refiere a los ejemplares de escasísimo tamaño que pusieron de moda como accesorio de belleza algunas celebrities y top models y que comenzaron a ser abandonados en masa, lo que motivó llamadas de atención de las sociedades animalistas del Reino Unido.

Mascotas y compañeros elegidos por la apariencia y la personalidad  Para la mayoría, dice el artista, los perros "son mascotas y compañeros que fueron elegidos por la apariencia y la personalidad de la raza". Además, el ser humano desempeña un "papel decisivo en la educación de la mascota" y el posible "comportamiento agresivo del perro no es una razón para creer que todo depende de sus cualidades de pedigrí".

La serie de fotos, muy en línea con otros trabajos de Khokhlov, un fotógrafo comercial especializado en las imágenes artísticas con alta intervención de técnicas y efectos de postproducción, muestra a seis parejas de humano y perro.

En este caso, son los primeros quienes parecen proyecciones directas de los animales, elegidos de entre "las más selectas perreras de Rusia", dice el retratista.