Un hombre de 25 años que pesaba 300 kilos ha fallecido en su casa de la localidad sevillana de San Juan de Aznalfarache, donde han tenido que intervenir los bomberos de la localidad con una grúa especial para poder sacar el cuerpo del domicilio.

Fuentes del Ayuntamiento de la localidad han dicho que a primera hora de este martes los familiares avisaron a los servicios sociales municipales de la muerte del joven, y de que no tenían ninguna cobertura de seguros privados para poder sacar el cuerpo de la vivienda.

Por este motivo, los bomberos y la Policía Local se dirigieron a la calle Panamá, en el barrio de Santa Isabel, y mediante un dispositivo de grúas pudieron bajar el cuerpo a la calle desde la segunda planta donde vivía el fallecido, para posteriormente trasladarlo al Instituto de Medicina Legal de Sevilla para que se practicase la autopsia.

El Ayuntamiento ha informado de que los servicios sociales municipales estaban haciendo un seguimiento del joven, que habría fallecido por causas naturales debido al deterioro en su salud que le había provocado la obesidad.