Una estrella del cine yace en su cama, al lado de un espacio vacío y con los ojos tapados por un antifaz contra la luz. La leyenda que enmarca la figura con letras de trazo tosco dice: "No tienes idea de lo sola que me siento cuando regreso a casa, dice la actriz".

En otro de los cuadros, una mujer está detenida frente al mar, vestida con un traje de noche rojo. Da la espalda al espectador, pero la imaginamos absorta. Esta vez el rótulo precisa: "Ella nunca leerá tu guión".

Son dos de las escenas que presenta Benoît Delhomme (París, 1961) en su primera exposición como artista plástico. Las dos docenas de acrílicos, que exhibe hasta el 6 de mayo la galería neoyorquina Daniel Cooney Fine Art, están ligados por temas y formas a la principal actividad de Dellhomme, multipremiado director de fotografía de más de cuarenta películas, entre ellas La teoría del todo, El hombre más buscado y El niño con el pijama de rayas.

El director de fotografía, que también se dedica a la publicidad de clientes de altura —en su web presenta numerosos spots—, siempre termina los rodajes con la sensación de que algo ha quedado fuera. Para tratar de suplir esa falta, empezó a pintar hace veinte años, pero hasta ahora nunca había mostrado las obras en público.

Me interesé en mis pinturas sobre el cine más que en el cine La exposición, titulada My Hollywood (Mi Hollywwod), surgió como idea en 2016. "Todos los recuerdos que recibí del cine estaban volviendo, las frases que escuché en el set se convirtieron en poesía", explica. Empujado por la necesidad de llevar al lienzo el impulso, Delhomme culminó la colección en unos cuantos meses. "Me interesé en mis pinturas sobre el cine más que en el cine", dice al recordar el arranque de febril actividad.

Personalidades, egos, emociones...

Con un estilo personal y primitivista, las pinturas están dedicadas a "las personalidades, los egos, el aura y las emociones de la vida de Hollywood", sugieren desde la galería. Apoyando cada imagen con una frase entre sarcástica y melancólica el artista desea hablar del desdoblamiento de los actores y su fragilidad.

Lo asustados que están y lo solitarios que parecen "Estoy fascinado por los actores y su paso a interpretar a un personaje, lo asustados que están y lo solitarios que parecen. Las pinturas son mi homenaje, mi declaración de amor a los actores y actrices con las que he estado trabajando los años", resume Delhomme.

'Dime quién quieres que sea'

"Dime quién quieres que sea", dice una figura rosada andrógina. "¿Es mi alma más fotogénica?", se pregunta una mujer en topless. "No me hagas llorar de verdad", añade una joven actriz... "Me gusta la idea de que los actores estén más solos de lo que la gente piensa", dice al artista sobre una colección de pinturas que transmite opresión e inseguridad.