Adelfa, la hembra de lince ibérico más veterana del Programa de Conservación ex situ del Lince Ibérico, ha dado a luz al primer cachorro del año. Es el primer lince que ha nacido en cautividad en el Parque Nacional de Doñana en lo que va de año. La cría nació el día 11 de marzo a las 12:55 en el centro de El Acebuche (Huelva), en un parto que se desarrollo sin ningun tipo de complicaciones. 

Los primeros linces del 2017 nacieron en el centro de cría que gestiona el Organismo Autónomo de Parques Nacionales (OPAN) en Zarza de Granadilla, Cáceres, durante los primeros días del mes de marzo. El 6 de marzo Haima dió a luz a dos cachorros y, el día 9, una de las hembras primerizas del centro, Juno, tuvo a sus primeros cachorros. Para este último parto, los responsables del centro de cría extremaron las precauciones porque es habitual en los linces ibéricos que las hembras primerizas no acaben su embarazo o que abandonen a sus crías.

Para esta temporada de cría, el programa de conservación mantiene 23 parejas reproductoras, igual que el año pasado, teniendo en cuenta tanto las instalaciones disponibles en cada uno de los centros de cría como las necesidades de los animales para ser liberados en los diferentes programas de reintroducción que se están llevando a cabo en Andalucía, Castilla la Mancha, Extremadura y Portugal. Las parejas propuestas responden a la necesidad de garantizar la mayor diversidad y variabilidad genética de las camadas resultantes.

Estos emparejamientos se alejan del máximo de parejas que han llegado a realizarse en el programa de cría: 29 hembras en la temporada reproductora del año 2011. Esto se debe a la falta de espacio en los centros de cría debido, en gran parte, al elevado número de ejemplares no reproductores albergados actualmente en el programa. Ya se está buscando una solución a este problema de espacio y saturación, principalmente mediante la salida de estos ejemplares no reproductores a centros de exhibición donde puedan seguir contribuyendo a la conservación de su especie mediante la sensibilización y la concienciación social a través de programas de educación ambiental.

Con 23 parejas reproductoras constituidas y teniendo en cuenta los parámetros reproductivos registrados en el programa hasta la fecha, se estima obtener entre 29 y 41 cachorros. La mayor parte de los cachorros serán preparados para su liberación en el medio natural y el resto pasarán a formar parte del 'stock' reproductivo del programa de cría con el objetivo de mantener una adecuada diversidad genética y un adecuado equilibrio demográfico.

Para esta temporada de cría, el programa de conservación ha mantenido 23 parejas reproductoras, igual que el año pasado, teniendo en cuenta tanto las instalaciones disponibles en cada uno de los centros de cría como las necesidades de los animales para ser liberados en los diferentes programas de reintroducción que se están llevando a cabo en Andalucía, Castilla la Mancha, Extremadura y Portugal. Las parejas propuestas responden a la necesidad de garantizar la mayor diversidad y variabilidad genética de las camadas resultantes. Estos emparejamientos se alejan del máximo de parejas que han llegado a realizarse en el programa de cría: 29 hembras en la temporada reproductora del año 2011. Esto se debe a la falta de espacio en los centros de cría debido, en gran parte, al elevado número de ejemplares no reproductores albergados actualmente en el programa. Ya se está buscando una solución a este problema de espacio y saturación, principalmente mediante la salida de estos ejemplares no reproductores a centros de exhibición donde puedan seguir contribuyendo a la conservación de su especie mediante la sensibilización y la concienciación social a través de programas de educación ambiental.

Ver más en: http://m.20minutos.es/noticia/2954648/0/programa-cria-linces-23-parejas-cachorros/#xtor=AD-15&xts=467263