El director de producto y contenido de Legal Innovation es el egresado en Derecho de la US Carlos Ibáñez, quien ganó con esta 'startup' uno de los premios USemprende y quiere "abanderar el cambio tecnológico en el sector legal en España". En poco más de dos años de vida, esta 'startup' sevillana especializada en desarrollar aplicaciones tecnológicas para el sector legal (Lexpire o Legal3 son algunos ejemplos) ya cuenta con más de 4.500 descargas, más de 600 clientes de pago y acuerdos tanto con las principales asociaciones de abogados como con distintos colectivos y colegios de abogados en toda España.

Legal Data es la primera herramienta predictiva basada en Big Data y lenguaje natural que existe en el marco del derecho nacional. Ibáñez explica que "es una aplicación que está generando mucha expectación, y es que te permite conocer en cuestión de segundos el histórico de victorias y derrotas en función de un tema, un juzgado o juzgados concretos, el tiempo medio que tardará un litigio en resolverse o cuáles han sido los veredictos de los distintos jueces en diferentes materias a lo largo del tiempo". Además, esta herramienta es capaz de interpretar todos los datos disponibles y ofrecer un análisis que sirva de ayuda a los abogados en la toma de decisiones.

Esta novedosa herramienta es una aplicación disruptiva, ya que es sustitutiva de las bases de datos actuales por las que normalmente los despachos realizan grandes inversiones, aportando además valores añadidos como inmediatez, fiabilidad y análisis. En este contexto, el egresado de la Hispalense explica que ya ha hablado con varios abogados "y lo ven como una gran ventaja competitiva, principalmente a efectos económicos de un despacho, porque te permite aumentar la rotación de asuntos de los que puedes ocuparte, ya que es posible tener más información para alcanzar un mayor número de acuerdos en fase de negociaciones".

La tecnología que utiliza Legal Data es capaz de procesar información empleando Inteligencia Computacional que sirve para detectar patrones, y se aplican procesos para saber qué información es relevante para cada proceso consultado. A través del lenguaje natural se interpretan esos datos y a partir de ahí, gracias a diferentes algoritmos, se consiguen estadísticas totalmente relevantes para el trabajo del abogado.

Legal Data está diseñada para funcionar en España, si bien la tecnología en la que está basada es escalable a diferentes sistemas de derecho continental (Europa e Iberoamérica) e incluso anglosajón, adaptando las fuentes sobre las que trabaja. Así, sus creadores afirman que va a suponer un antes y un después en el mundo del Derecho en el país, ya que ayudará a solventar uno de los grandes problemas de la justicia española: el atasco que supone la falta de medios y el exceso de litigios.

"Con Legal Data se pretende conseguir que las propias partes sepan de antemano las probabilidades reales de éxito o derrota en un asunto concreto y puedan llegar a acuerdos antes de tener que resolver los problemas en los tribunales", justifica Ibáñez.