Un estudio publicado en la revista European Heart Jorunal ha concluido que el ibuprofeno incrementa un 31% el riesgo de paro cardiaco. La misma investigación indicaba también, que otros fármacos del mismo tipo presentan un riesgo incluso superior.

El naproxeno es el AINE (antiinflamatorios no esteroides) más seguro, y podrían tomarse hasta 500 miligramos al día, según los autores del estudio. El diclofenaco es el más dañino, y recomiendan que se evite su consumo por otros fármacos de efectos similares y más seguros.

Para realizar esta investigación, los científicos recogieron los paros cardiacos registrados en Dinamarca entre 2001 y 2010. También recogieron las prescripciones de estos medicamentos desde 1995. Durante esos nueve años, 28.947 personas habían sufrido un paro cardiaco, y 3.376 habían tomado AINEs (principalmente ibuprofeno y diclofenaco) hasta 30 días antes del ingreso. Respecto al incremento del riesgo de paro cardiaco, el ibuprofeno fue responsable de un 31%, mientras que el diclofenaco de un 50%.

"Permitir comprar estos fármacos sin prescripción y sin ningún consejo manda un mensaje al público de que tienen que ser seguros", afirma Gunnar Gilson, el coautor del estudio. "Otros estudios anteriores han mostrado que los AINE están relacionados con un mayor riesgo cardiovascular, algo que preocupa porque está muy extendido", sentencia.

Los autores del estudio plantean, entre otras explicaciones posibles, que los efectos pueden deberse a la agregación de plaquetas que se produce con la ingesta de estos fármacos, que provocan coágulos, que las arterias se estrechen, que se produzca un incremento de la retención de líquidos y suba la presión sanguínea.