Un pequeño parque zoológico de la capital rusa, Moscú, ha denunciado a una agencia de anuncios de publicidad por utilizar a uno de sus mapaches urbanos, Tomas, en un spot erótico, según relata el diario británico Telegraph.

El zoo alquiló a Tomas a la agencia de publicidad Art-Msk el pasado mes de agosto, según ellos, sin saber que iba a realizar un anuncio de esta índole.

Según la prensa local, fueron los propios publicitarios los que eligieron al mapache, ya que resultaba muy manejable por su tamaño, además de parecer afable y alegre.

Pero cuando lo devolvieron al zoo, sus responsables observaron una "insana atracción por los pechos de las mujeres".

Se encontraba "en una especie de estado de shock" y "tardó entre dos y tres meses en volver a comportarse de forma normal", han denunciado a los medios locales los cuidadores de Tomas, que volvió traumatizado.

Tomas iba a participar en el rodaje de un anuncio publicitario sobre artículos para el hogar, como edredones y toallas.

El estudio Art-Msk publicó las fotos y el vídeo en internet, y en ellas aparece en la imagen el mapache junto a una mujer desnuda. Los cuidadores del mapache se quejan de que no les avisaron de que iba a participar en un spot erótico.