La investigación sobre el agresor de Orly, abatido este sábado en dicho aeropuerto parisiense tras haber arrebatado el arma a una militar que patrullaba en su terminal tomó este domingo una dirección diferente tras revelar la autopsia que había consumido cannabis, cocaína y alcohol en las horas previas a los hechos.

El agresor, identificado como Ziyed Ben Belgacem, de nacionalidad francesa, fue abatido de tres disparos por los dos compañeros de patrulla de la soldado agredida.

Este domingo se practicó la autopsia al cadáver. Fuentes judiciales indicaron que el cuerpo contenía restos de esos dos estupefacientes además de 0,93 gramos de alcohol por litro de sangre, una cantidad consecuente.

Desde que a primera hora de la mañana del sábado disparó e hirió de gravedad a una agente de Policía en la localidad de Garge les Gonesse hasta la agresión a la militar, Belgacem parecía "embarcado en una huida hacia adelante con un proceso cada vez más destructivo que iba creciendo", en palabras del fiscal.

Sin negar sus "intenciones objetivas", Molins aseguró que la investigación deberá determinar los motivos que le impulsaron a actuar de ese modo.

Drogas de por medio

Como en el registro de su domicilio se encontró una pequeña cantidad de cocaína y como el hombre había pasado buena parte de la noche anterior en un bar, de la autopsia se espera que revele si estaba bajo los efectos de la droga o del alcohol. La investigación se centra también en su entorno. De hecho, su padre, su hermano y un primo fueron arrestados para ser interrogados tras el incidente.

La investigación se centra también en su entorno. De hecho, su padre, su hermano y un primo fueron arrestados para ser interrogados tras el incidente, pero los tres  fueron liberados sin cargos.

El padre fue liberado la pasada madrugada y el hermano y el primo, con quien Belgacem había pasado buena parte de la noche anterior, lo fueron esta noche.  Belgacem llamó a su padre y a su hermano tras disparar a la agente para decirles que había cometido "una tontería".

Mi hijo no ha sido nunca un terrorista. Nunca rezaba y bebía alcohol Tras su salida de la comisaria, el padre habló con la radio "Europe 1" para negar que su hijo fuera un islamista. "Mi hijo no ha sido nunca un terrorista. Nunca rezaba y bebía alcohol. Y cuando se bebe alcohol y se fuma cannabis pasan estas cosas", afirmó el padre.

Agregó que su hijo le pidió perdón por haber disparado a un agente, pero el padre le dijo que no le perdonaba.

"Me impactó saberlo, pero es lo que hay. Cuando se frecuentan las drogas...", manifestó. La investigación se centra también en la posible radicalización de Belgacem, identificada por los servicios franceses de inteligencia tras una estancia en prisión entre 2011 y 2012, según el fiscal. Pero su seguimiento no permitió determinar que el hombre, que antes de ser abatido invocó a Alá, estuviera en contacto con medios radicales islamistas.

El incidente, que tuvo lugar a cinco semanas de la primera vuelta de los comicios presidenciales franceses, se coló en la campaña electoral y fue aprovechado por algunos candidatos para criticar la supuesta laxitud del Gobierno en materia de seguridad.

La más dura fue la ultraderechista Marine Le Pen, que encabeza los sondeos de la primera vuelta, que consideró que el Ejecutivo está "superado, desconcertado, atenazado como un conejo cuando le deslumbran los faros de un coche".

Un ataque que provocó la airada respuesta del primer ministro francés, Bernard Cazeneuve, que acusó a Le Pen de aprovechar con fines electorales una situación dramática al objeto de dividir al país.