Ha declarado a los medios de comunicación que este acuerdo es "una amenaza real" y "una nueva agresión a los intereses de Aragón", subrayando que el PAR se ha opuesto "siempre" a cualquier trasvase del río Ebro, "grande o pequeño".

Ha observado que en este caso "se rompe un principio fundamental" recogido en el Estatuto de Autonomía, en alusión a la unidad de cuenca, advirtiendo de que el PAR no consentirá que se ponga en marcha este trasvase.

Arturo Aliaga ha instado al Gobierno regional a ser "contundente" y ejecutar todas las acciones administrativas y políticas necesarias para impedir que avance este proyecto, petición que ha extendido a la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE).

Ha subrayado que "si rompemos el principio de unidad de cuenca estamos ante una agresión al Estatuto de Aragón, que es igual que el catalán" y también supone "una agresión a esta tierra porque el agua es futuro", lo que "no podemos hipotecar cediendo caudales de esta cuenca hidrográfica que son para usos y aprovechamientos en la cuenca". "Vamos a estar ahí, en primera línea", ha prometido el presidente del PAR.