En un comunicado publicado en su página web, Xeira muestra su "profundo rechazo y desaprobación" ante unas conductas que califica de "intolerables" y que, según indica, "en ningún caso pueden eclipsar el buen funcionamiento y la cordialidad general en la que transcurrió la asamblea".

"Por muy agresivas que sean las provocaciones, insultos y amenazas, no es de recibo, por parte de ninguna persona que acredite en la emancipación, caer ni verse envuelto, y por lo tanto, alimentar y reproducir esas conductas tóxicas, de las cuales nos desmarcamos como organización con la consecuente separación inmediata de la militancia de nuestra organización de quien tuvo prácticas antiéticas", ha indicado.

Asimismo, Xeira pide sus "más honestas disculpas" por el "daño" que estas personas pudiesen haber ocasionado al movimiento popular. Con todo, precisa que, una vez que demuestren "formas y predisposición" para volver a formar parte de la organización, lo podrán hacer.

Mientras tanto, ha avanzado que estos militantes serán emplazados a acudir de "forma periódica a talleres de formación" sobre la "despatriarcalización de las prácticas sociopolíticas, aprendizaje de cuidados y compañerismo".