Como han señalado en una nota fuentes policiales, las investigaciones se iniciaron mediante llamada telefónica a la Sala del 091, por parte de un ciudadano, cuando en la mañana del domingo día 17, en uno de los puestos de antigüedades del mercadillo, sito en la Plaza del Mercado de esta ciudad, se encontraba a la venta un reloj de pared de características idénticas a las del sustraído.

Comisionada una patrulla y, una vez entrevistados con el responsable del puesto, les manifestó que lo tenía a la venta por 120 euros,

habiéndolo comprado a otra persona, desconociendo la procedencia del mismo, siendo requisado el reloj y detenido como responsable de un presunto delito de receptación.

Por investigaciones posteriores se pudo determinar que, el reloj en cuestión, valorado en más de mil euros, era el sustraído de las instalaciones del Archivo del Ayuntamiento y denunciado la semana anterior por su Directora, tallado en madera y con péndulo y esfera en alabastro, siendo detenida una segunda persona como responsable de estos hechos.

Tanto el operativo como la investigación policial posterior, fueron realizados por agentes de la Unidad de Prevención y Reacción (U.P.R), de la Brigada de Seguridad Ciudadana y de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta de la Brigada de Policía Judicial.