Especialmente en el fútbol, el Copib ha defendido que se introduzcan programas específicos de prevención de la violencia en lo deportivo y la figura del psicólogo deportivo que eviten que se vuelvan a repetir situaciones "tan lamentables" como la acontecida este domingo en Alaró.

La entidad ha lamentado que se utilice "el espacio donde los jóvenes tienen que nutrirse del aprendizaje del juego limpio para promover y reforzar comportamientos que pueden ejercer una influencia desadaptiva en los niños deportistas".

Del mismo modo, el Colegio ha expresado su "total rechazo" a cualquier tipo de actos violentos. "La actividad deportiva comienza habitualmente en la infancia y en la juventud y son los factores sociales los que determinan en grande medida el resultado final quien se inicia en su práctica", han explicado.