Una vez ha solucionado este impedimento, el Govern actualizará la valoración del inmueble -de 1.825.000 euros en 2013- y lo pondrá en venta, ha informado este lunes en un comunicado.

Tal y como marca la ley de herencias intestadas -que pasan a manos de la Generalitat al no haber herederos del fallecido-, los recursos obtenidos se destinarán preferentemente a proyectos asistenciales y culturales en el municipio.

Los hermanos Francisco y Juan Anlló fallecieron sin testamento y sin descendientes, y la Generalitat se convirtió en titular en 2004 de diversos hoteles, casas, pisos y plazas de aparcamiento en Sant Feliu de Guíxols y Barcelona, de los que en los últimos años ha vendido la mayoría por más de 2,6 millones de euros.

A fecha de hoy, además del hotel Panorama, siguen pendientes de vender otros tres hoteles -el antiguo Rex II, el Mediterráneo y el Regente- y dos viviendas porque quedaron desiertos en subastas anteriores, y se volverán a valorar cuando se vuelvan a poner a la venta -en 2014 sumaban un valor superior a 1,2 millones de euros-.