Así lo ha anunciado este lunes en una entrevista a la Cadena Ser, que recoge Europa Press, el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, quien ha explicado que esta decisión se toma porque el Ejecutivo regional entiende

que el auto pone "en riesgo" la decisión sobre el fondo de la cuestión que está pendiente de sentencia y que es si el espacio debe o no estar protegido.

Bajo su punto de vista, la decisión del TSJCM es "extraña", ya que "no parece razonable suspender cautelarmente la aplicación de la protección ambiental sobre un espacio", ha indicado, para agregar que "en realidad la cautela debería venir de la protección del espacio". "Respetamos esa decisión, no lo compartimos y creemos que antes de las prioridades nucleares está el medio ambiente", ha dicho.

"Vamos a dar todos los pasos que haya que dar. Tenemos la obligación de proteger nuestros espacios naturales porque es nuestro deber para con los ciudadanos y la biodiversidad de Castilla-La Mancha y vamos a ir hasta la ultima instancia", ha apuntado el titular de Medio Ambiente.

INFORME REMITIDO A ENRESA

De otra parte, ha informado de un informe elaborado por el Gobierno regional y que ha enviado a Enresa, sobre la zona en la que se quiere construir el ATC y que "detecta muchas deficiencias en el proyecto que tienen que ver con la protección del espacio natural", ha señalado.

A ello ha añadido que el informe señala que el propio planteamiento de Enresa no tiene en cuenta "algunas cuestiones que no tiene que ver con que la zona sea ZEPA, sino con que no se recojan los riesgos geológicos sobre el territorio, los impactos sobre el régimen hidrológico del río Záncara, o que el POM de Villar de Cañas está anulado".

"Parece increíble que a estas alturas se siga pretendiendo hacer en Villar de Cañas este basurero nuclear sin cumplir ni siquiera los mínimos desde el punto de vista ambiental e incluso urbanístico, lo cual nada tiene que ver con el espacio esté más o menos protegido", ha concluido.