'De Sevilla a Cádiz' es un disco que ha hecho historia en el flamenco. Lo grababa El Lebrijano en 1969, con 27 años, acompañado por las guitarras de Paco de Lucía y Niño Ricardo, y significó un antes y un después en su carrera. Por eso, a la hora de concebir un homenaje al gran maestro de Lebrija, ésta era la obra ideal y lo fue mucho más en la garganta de un José Valencia que lleva el arte jondo de esta tierra en sus venas y que, hoy por hoy, es la figura del cante lebrijano.

Un espectáculo con la realización y dirección de Pedro María Peña, aderezado con las guitarras de Manuel Parrilla y Juan Requena, las palmas de Manuel y Juan Diego Valencia, con Sergio Aguilera, Inma La Carbonera y Amparo Lagares en los coros y con la bailaora Pastora Galván y el violinista marroquí Faisal Kourrich, como invitados.

Precisamente, 'De Sevilla a Cádiz' es -junto a 'Inmanencia', '21' y 'Yo vengo de Utrera'- uno de los espectáculos que han formado parte de la programación de la XIX Bienal de Flamenco de Sevilla que ha contado con financiación de la Diputación, institución que, además, ha estado presente en dicha programación con un espectáculo de producción propia, 'La Savia, Provincia y Cante. Concierto de flamenco'. Una aportación financiera que, en total, ascendía a 90.000 euros en esta edición.

La Diputación promueve y apoya el flamenco en la provincia, incluyéndolo en su programación estable, tanto en Cipaem, como en el Programa de Fomento y Cooperación Cultural con los Municipios. Además, la Corporación hispalense destina más de 160.000 euros este año como contribución a los festivales flamencos de la provincia y a la realización del Circuito Entre Naranjos y Olivos, con la Federación de Entidades y Peñas Flamencas.