La tanqueta antidisturbios equipada con un cañón de agua a presión no ha convencido en Ceuta. Menos de 24 horas después, el vehículo de la UIP de la Policía Nacional se marchaba tras ensayar su uso en el perímetro fronterizo, en la zona de finca Berrocal, uno de los puntos por los que habitualmente tratan de saltar la valla los migrantes subsaharianos.

Desde la Delegación de Gobierno han explicado a Europa Press que era solo una "medida complementaria" para el control fronterizo y que no estaba claro que se llegara a usar en la ciudad autónoma.

Desde el Ministerio del Interior se barajan nuevos métodos del control del perímetro fronterizo, como el uso de drones para la vigilancia del vallado perimetral que separa la Ciudad Autónoma de Marruecos.

La tanqueta, que llegó este lunes a Ceuta a bordo de un ferry de Baleària, había pasado las pruebas de capacidad de agua en el Parque de Bomberos de la Ciudad Autónoma. El vehículo tiene capacidad para 7.000 litros de agua y está equipado con una pala contra barricadas y con un sistema antipinchazos.