La revista digital de la Universidad de Harvard ha publicado un artículo que recoge los tres consejos para que tu cesta de la compra sea perfecta. El objetivo es que la alimentación mejore, sobre todo si la basamos en la dieta mediterránea.

1. Planea tu lista de la compra con antelación: es importante apuntar lo que necesitas antes de ir al supermercado. De esta manera, reducimos el impacto de lo que se llama compra compulsiva, es decir, adquirir productos que no necesitamos y que suelen estar vinculados a los estímulos visuales. El artículo recomienda tener un post-it adherido a la nevera en el que ir apuntando lo que vamos necesitando. Y una vez en la caja, no fijarse mucho en los productos de esa zona.

2. Leer con detenimiento el etiquetado de los productos: hay que leerse la información nutricional y los ingredientes. Evitemos grasas trans, ácidos grasos trans-insaturados y grasas saturadas. Busquemos productos cuyo porcentaje combinado de fibra y proteínas supere al de azúcar. Y si no has oído hablar de algún ingrediente de la etiqueta, infórmate antes.

3. Dedica más tiempo en la zona periférica del supermercado: es donde se encuentran los productos frescos: carne, pescado, frutas y verduras. Es, además, donde debemos empezar a hacer la compra, para acabar en la zona central. Y además, no hacer la compra con hambre.