Vivir en áreas con un alto nivel de partículas finas de contaminación del aire puede aumentar la probabilidad de tener senos densos, un factor de riesgo para el cáncer de mama, según un estudio publicado en 'Breast Cancer Research' y elaborado en Estados Unidos con una muetra de 280.000 mujeres.

La investigación reveló que para cada unidad de aumento en la concentración de partículas finas (PM2.5), la probabilidad de una mujer de tener senos densos aumenta en un 4%. Las mujeres con pechos densos fueron alrededor del 20% más propensas a haber estado expuestas a mayores concentraciones de PM2,5.

Por el contrario, las mujeres con menos densidad, o los senos con más tejido graso, fueron 12% menos propensas a haber estado expuestas a altas concentraciones de PM2,5.

La densidad mamaria se mide por mamografía y refleja las cantidades relativas de diferentes tipos de tejidos en la mama. Los senos con una mayoría de tejido graso son más fáciles de interpretar en una mamografía y, por lo tanto, es más sencillo detectar anomalías; mientras que los pechos densos contienen un porcentaje más alto de tejido fibroglandular que oscurece la mamografía y hace difícil identificar anormalidades como un tumor de mama.

La doctora Lusine Yaghjyan, autora principal de la Universidad de Florida, en Estados Unidos, afirma: "Nuestros hallazgos sugieren que la variación geográfica reportada anteriormente en la densidad mamaria podría explicarse en parte por los diferentes patrones de contaminación del aire en áreas urbanas y rurales".

"La densidad mamaria es un factor de riesgo establecido y fuerte para el cáncer de mama, por lo que es necesario realizar estudios futuros para determinar si las asociaciones observadas son causales, ya que si se confirman pueden tener implicaciones para la prevención de riesgos", añade.

Exposición al ozono

Los investigadores también examinaron la asociación entre la exposición al ozono y la densidad mamaria entre las 280.000 mujeres incluidas en la investigación, y halalron que cada unidad de aumento en la concentración de ozono se asoció con un 3% menos de probabilidad de tener senos densos.

"Encontramos una asociación positiva entre la exposición a la concentración de partículas finas y la densidad mamaria, pero una asociación inversa entre la exposición al ozono y la densidad mamaria. Este es un resultado intrigante que merece más investigación para revelar cualquier posible mecanismo biológico que podría causar que la exposición al ozono reduzca la probabilidad de que una mujer tenga senos densos", explica Yaghjyan.

Se sabe que los componentes químicos de las PM2.5 que ensucian el aire incluyen contaminantes que tienen propiedades de alteración endocrina. Según los investigadores, aunque no se pueda establecer la causalidad en este estudio observacional, estos contaminantes podrían influir potencialmente en la densidad mamaria al interferir con el crecimiento de las células en el seno y aumentar la cantidad relativa de tejido fibroglandular.

Las mujeres para este estudio se seleccionaron del Consorcio de Vigilancia del Cáncer de Mama, una cohorte poblacional de mujeres sometidas a cribado mamográfico en Estados Unidos. Se incluyeron datos mamográficos, entre ellos la densidad mamaria, de mujeres que fueron examinadas entre 2001 y 2009.