"El absurdismo místico, fenómenos asombrosos y pasmosos a escala humana y lo extraño en la manera en que amamos y odiamos los objetos industriales..., es lo que me interesa", dice sin reservas Peter Shire (Los Ángeles, 1947). El californiano auna la artesanía, el diseño industrial y las bellas artes. Se hizo famoso por sus creaciones de cerámica, en particular teteras heterodoxas que comenzó a idear en los años setenta y con las que puso a prueba lo que entendemos como buen diseño.

De colores vibrantes, cerca de lo geométrico y escultural más que del clásico servicio de té, las teteras cautivaron en los años setenta a Ettore Sottsass (1917-2007). El arquitecto y diseñador italiano fundó en Milán, pocos años después, el Grupo Memphis. Creador de muebles y complementos de hogar posmodernos y estrambóticos, defensor del kitsch como herramienta rompedora, el estudio invitó a Shire a ser parte de la troupe de diseñadores.

Fue el único estadounidense en el grupo. Creó para ellos uno de sus muebles más famosos, la silla Bel Air: provocativa en la combinación de formas, con una pata esférica, contraponiendo curvas y rectas como si estuviera partida... La pieza sintetiza la libertad creativa de un autor que nunca ha dado la espalda al humor y el juego en sus creaciones.
 
El Museo de Arte Contemporáneo de Los Ángeles (MOCA) anuncia la exposición Peter Shire: Naked Is the Best Disguise (Peter Shire: el desnudo es el mejor disfraz), una visión en conjunto de la producción del artista de los años setenta al presente.

De la estética del surf a la Bauhaus

Una colección de lámparas, sillas y mesas demuestran la gran mezcla de influencias que maneja, de la estética del surf a la escuela de diseño Bauhaus, del constructivismo a los hot rods. Además de objetos, el museo presenta bocetos y proyectos sobre papel para conocer más sobre los métodos de trabajo de Shire.

Está en la frontera del uso práctico y la pura estéticaLa primera exposición que se le dedica en exclusiva en su ciudad natal, permanecerá del 22 de abril al 2 de julio en el Pacific Design Center, la división del MOCA dedicada a muestras temporales sobre diseño y arquitectura. Los organizadores anuncian como obra destacada una nueva versión de la silla Bel Air (1981) retitulada Silla Brentwood (2017) y creada por Shire especialmente por encargo del MOCA. El mueble está "en la frontera de la función y lo no funcional, el uso práctico y la pura estética".

Más de 20 ejemplos de teteras se reunen también, mostrando impunes proporciones absurdas, ángulos arriesgados y colores incombinables. Adoptando un objeto doméstico y diario y valiéndose de un material tan modesto como la arcilla, el diseñador lleva décadas explotándolo para mostrar que no hay fronteras entre el arte, el diseño, la escultura y la artesanía.