Después de todos lo rumores, Channel One, la cadena pública rusa, hizo público el pasado jueves que Rusia no participaría ni emitiría el Festival de Eurovisión 2017.

"Consideramos el rechazo de la parte ucraniana absolutamente sin fundamento y un intento de Ucrania de politizar el concurso, mientras que el objetivo (de Eurovisión) de sus 62 años de historia ha sido unir a los pueblos", señaló la televisión.

El conflicto se remonta al pasado mes de marzo, cuando Ucrania prohibió a la cantante rusa Yulia Samoylova participar en el concurso debido a los conflictos existentes entre ambos países en la Península de Crimea.

Según recoge Fórmula TV, Samoylova concedió una entrevista a la televisión  rusa en la que se declaraba disgustada pero aún optimista de poder volver en otro momento: "Estoy molesta porque era mi sueño, pero aún tengo esperanzas. Creo que iré a Eurovisión de nuevo. Quiero que mi ejemplo sirva para inspirar a la gente a que no se rindan ante ninguna situación, y que vivan una vida completa y que sigan sus sueños".

Hasta el momento, Yulia continuaba centrada en su participación en Eurovisión. Un equipo de televisión ucraniano viajó hasta Moscú para grabar con la cantante su postal para el concurso.

Samoylova todavía no se da por vencida, está recibiendo apoyo desde todo el globo y mantiene esperanzas en que todo se resuelva y así poder acudir al Festival el próximo año. "Hubiera ido a Kiev incluso con una orden de arresto", ha asegurado la artista.

En su propio país la intérprete ha recibido muestras de cariño. Yuki Aksyuta, el jefe de la delegación rusa, criticó a Ucrania y a la organización del concurso: "Nos han dado dos opciones: grabar a Yulia en Moscú para que participe por satélite o cambiar de representante.La primera opción era inaceptable porque viola completamente las reglas y es una acto de discriminación contra la representante rusa. La segunda opción era incluso peor. Era el sueño de su vida. En mi opinión, la no participación de Rusia daña la reputación de concurso así como la de los espectadores rusos".