La ciudad belga de Ostende realizará análisis de ADN de excrementos caninos para identificar a los perros cuyos dueños no recogen los desperdicios de sus mascotas, según informó este miércoles la cadena pública flamenca VRT.

La localidad costera al noroeste de Bélgica llevará a cabo esta medida que busca dar de manera más eficaz con los dueños de perros que dejan los excrementos en la calle.

El alcalde de Ostende, Johan Vande Lanotte, explicó que solo hay una "minoría" de dueños que se saltan la norma, ya que "un 95% de la gente limpia los excrementos", aunque admite que "al 5% restante no podría importarle menos", por lo que "no estamos preparados para aceptarlo".

Los análisis permitirán a la policía determinar con qué frecuencia los excrementos de un animal en concreto no son recogidos, lo que podría ocasionar a los dueños multas de hasta mil euros.

El coste de cada análisis de ADN asciende a 60 euros y saldrá del presupuesto de la policía.

Según VRT, 33.000 excrementos de perro fueron dejados el año pasado en los parques infantiles de Ostende.

Sin embargo, el uso de la tecnología ADN solo se implementará cuando los desperdicios de los canes se conviertan en un problema dentro de un barrio en particular.

Como medidas complementarias, la ciudad flamenca desplegará a tres policías y seis cámaras móviles en los parques infantiles municipales para hacer cumplir con el reglamento.

Asimismo, los ciudadanos podrán denunciar a los infractores mediante una aplicación móvil especial desarrollada para tal efecto.