Las posibles alternativas en esta zona de la ciudad acarrean dificultades de tipo urbanístico o funcional, en función de la gran dimensión del proyecto, que desvirtuaría su uso y dilataría la puesta en servicio de una infraestructura básica a nivel provincial.

Garcinuño recordó que la propuesta del Gobierno de Canarias consiste en la construcción de un único edificio de entre 60.000 y 80.000 metros cuadrados de superficie construida, que cubrirían las necesidades de la ciudadanía en los próximos 50 años.

El concejal indicó que la parcela de Tíncer no presenta problemas de tipo urbanístico y que, además, contribuiría a la generación de actividad económica en este distrito de la ciudad.

"Nosotros estamos de acuerdo con el Gobierno de Canarias en la necesidad de la infraestructura y, aunque es el propio Ejecutivo autónomo quien tiene que tomar la decisión, creemos que Tíncer es la opción más viable en estos momentos", señaló.

En cuanto a las eventuales dificultades de movilidad en aquel entorno, el concejal subrayó que los problemas actuales de congestión en la TF-2 hay que resolverlos, "con o sin Ciudad de la Justicia", y que, en todo caso, también habría que analizar las afecciones de movilidad en Cabo Llanos si se optara por esta ubicación.