Una nueva fase de la 'operación Lezo' centrada en la financiación supuestamente irregular del Partido Popular ha culminado en la noche del jueves con la detención de Javier López Madrid, directivo de OHL y yerno de Juan Miguel Villar Mir.

López Madrid se encontraba en Londres, donde los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil le comunicaron que estaba siendo investigado y que tenían una orden de detención contra él. El empresario se desplazó entonces a Madrid, donde fue arrestado anoche por la Guardia Civil.

La UCO de la Guardia Civil considera que López Madrid está detrás del abono de comisiones al expresidente regional y sustituto de Esperanza Aguirre, Ignacio González, a cambio de obra pública. En concreto, y según las anotaciones que aparecieron en la libreta del Beltrán Guitíerrez, mano derecha de Aguirre, habría dado 1,4 millones de euros a cambio de las obras del fallido tren a Navalcarnero.

El juez de la Audiencia Nacional, Eloy Velasco, ordenaba ayer precisamente registros en la sede de la empresa OHL. La compañía defendió este jueves que sus procesos de licitación, adjudicación y contratación se han realizado con total transparencia y sujeción a la ley.

López Madrid ya se había visto salpicado por varios escándalos anteriormente, entre ellos la trama Púnica y las tarjetas de Caja Madrid, donde gastó 35.000 euros sin justificación. En su día se supo que los Reyes, Felipe y Letizia, habían enviado mensajes de apoyo a López Madrid después de que se conociera sus gastos con las tarjetas black. Doña Letizia se refería a el yerno de Villar Mir como 'compi yogui'.

Esta sería la última detención hasta el momento. Este viernes pasarán a disposición judicial Ignacio González, su hermano Pablo González, consejero de Mercasa, y Edmundo Rodríguez, mano derecha de Ignacio González en los negocios del Canal en Latinoamérica.