La detención se produjo después de que una llamada al teléfono 091 indicara que en ese momento se estaba produciendo un robo en el interior de un coche estacionado en los alrededores del citado barranco, según informó la Policía Nacional en nota de prensa.

Posteriormente, los agentes se desplazaron al lugar donde localizaron un vehículo con uno de los cristales fracturados, por lo que se pusieron en contacto con su propietario; mientras una patrulla policial localizó en las inmediaciones a A.R.G.R., que presentaba las mismas características físicas que las facilitadas por los testigos, por lo que la Policía procedió a su identificación.

Seguidamente, tras someterlo a un cacheo de seguridad, le intervinieron una videocámara, un equipo de audio, un altavoz portátil, una tarjeta de memoria y dos gafas de sol, por lo que fue detenido como presunto autor de un delito de robo con fuerza; mientras que los objetos fueron reconocidos por el propietario del vehículo y devueltos al mismo.

Finalmente, instruido el correspondiente atestado policial, el detenido fue puesto a disposición de la Autoridad Judicial competente.