Ceniceros ha destacado que "la construcción de dos nuevos módulos va a permitir aumentar de 20 a 28 las plazas residenciales, lo que nos garantiza hacer frente a las necesidades reales de este trastorno en La Rioja", ya que actualmente la residencia está completa y hay 7 personas en lista de espera.

En concreto, se van a levantar dos nuevas viviendas con cuatro dormitorios individuales, dos baños y zonas comunes cada una. El presidente del Ejecutivo riojano ha indicado que el desarrollo del proyecto se va a adaptar a las necesidades específicas de las personas autistas, con "espacios sencillos y racionales, colores para identificar las estancias y actividades que se llevan a cabo en ellas, mucha luz natural y accesos al jardín".

En este sentido, ha explicado que "el objetivo es mantener que el centro se asemeje lo máximo posible a una vivienda, no a una residencia tradicional" para favorecer la concentración de los usuarios y que las terapias y tratamientos que reciben "sean más eficaces". También se van a eliminar la zona de aparcamientos aledaña para crear un nuevo espacio exterior que utilicen los usuarios.

Además, el horario de trabajo en la obra se va a adaptar a la rutina de los residentes para evitar que interfiera en su día a día y suponga una fuente de estrés. El inmueble va a ser una de las primeras construcciones promovidas por el Ejecutivo riojano que incorpora criterios de "casa pasiva". Esto implica buscar una eficiencia energética muy superior a la construcción tradicional y minimizar el uso energético tradicional hasta reducirlo prácticamente a nada.

Durante la visita, en la que también ha participado el consejero de Políticas Sociales, Familia, Igualdad y Justicia, Conrado Escobar, la directora general de Servicios Sociales, Celia Sanz, la presidenta de la Asociación Riojana para el Autismo (ARPA-Rioja), María del Valle Vaquero, y la responsable del proyecto arquitectónico, Eva Aransay, Ceniceros ha subrayado que este recurso, que actualmente presta servicio de residencia y centro de día, "es altamente especializado, con tratamientos personalizados y las últimas terapias que existen" para "promover la máxima integración de las personas que sufren alguna de las enfermedades de espectro autista".

30 PLAZAS

En el centro de día, con 30 plazas, los usuarios realizan talleres de psicomotricidad y expresión corporal, terapia ocupacional, actividades de integración y estimulación cognitiva. Todo ello para mantener o mejorar su nivel de autonomía personal y apoyar a las familias y cuidadores durante el periodo diurno.

Por su parte, el centro residencial, con 20 usuarios, ofrece una atención personal, integral y continuada que incluye alojamiento, manutención y tratamientos y actividades específicos favorecen la convivencia, la ayuda mutua y la integración en la vida comunitaria.

También cuenta con un programa de respiro familiar, para aliviar de forma puntual una situación de sobrecarga, crisis o necesidad de apoyo, y otro de atención temprana, para niños de 0 a 6 años, "que es clave para afrontar con garantías el trastorno en edades posteriores", en el que se han atendido a 69 menores en los últimos 6 años.

Por último, el presidente del Ejecutivo Riojano ha alabado el trabajo que realiza la Asociación ARPA Autismo, gestora del servicio, "por el impulso a la hora de implantar programas terapéuticos y de mejora permanente", y ha considerado que Leo Kanner es "un verdadero ejemplo de colaboración público privada" que redunda "en lo más importante, la atención a las personas".