En nota de prensa, el Ministerio Fiscal sostiene que en el momento de los hechos, el acusado era el propietario, administrador y legal representante de la sociedad unipersonal, sociedad titular y responsable del establecimiento mercantil Club Models, club de alterne y prostitución situado en el polígono industrial de Granda, Siero, con licencia municipal de apertura para pensión de una estrella, cafetería y sala de fiestas. El otro acusado era el encargado del club que se ocupaba de la gestión diaria y de su normal funcionamiento.

El 22 de enero de 2015, en una visita realizada al Club Models por miembros de la Inspección de Trabajo y miembros del Grupo Operativo de Extranjeros de la Policía Nacional, se comprobó que en el establecimiento se encontraban trabajando como camareras de alterne 32 personas que no estaban dadas de alta en la Seguridad Social, de las cuales una de ellas estaba percibiendo la prestación de desempleo y otra carecía de la preceptiva autorización administrativa para trabajar en España.

La Inspección de la Seguridad Social manifestó que, en el momento de la inspección, la plantilla de la empresa era de 57 y la empresa en esa fecha solamente tenía dadas de alta en la Seguridad Social como trabajadores en el establecimiento a 25 personas. Por la Inspección de trabajo se dio de alta en la Seguridad Social a todas ellas esa misma jornada, siendo el único cotizado ya que ese mismo día fueron dadas de baja por la empresa.

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito contra los derechos de los trabajadores y solicita que se condene a cada uno de los acusados a un año y seis meses prisión y multa de nueve meses con cuota de diez euros día, con responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago.

Además, solicita que se condene a la sociedad a las penas de suspensión de actividades y clausura del establecimiento Club Models durante dos años.