Según el relato del fiscal, cuando estaban a solas, el profesor acariciaba a las chicas la zona vaginal por encima de la ropa, así como los pechos por encima del sujetador, llegando en alguna ocasión a introducir la mano por debajo de esta prenda.

Los hechos tuvieron lugar a lo largo de septiembre y octubre del año 2015, y los padres de las menores los denunciaron un mes después, acordando el Juzgado de Instrucción número Dos de Santander la prohibición al acusado de acercarse y comunicarse con las menores.

El fiscal considera los hechos un delito continuado de abuso sexual y otro continuado de abuso sexual a menor de 16 años, por los que pide, respectivamente, dos años y nueve meses, y cinco años y nueve meses, alejamiento de las menores e indemnización de 3.000 euros para cada una de ellas.

El juicio contra el acusado se celebrará el próximo 26 de abril en la Sección primera de la Audiencia Provincial de Cantabria, a partir de las nueve y media de la mañana.