La segunda lluvia de estrellas del año, las líridas, está al caer y alcanzará su punto máximo este sábado, con una actividad muy variable, pero con unas buenas condiciones de observación.

Las actividad de las líridas, que se da entre el 16 y 25 de abril, suele ser de entre 10 y 20 meteoros por hora, mucho menos llamativas que otras que se observan durante el año. Sin embargo, son conocidas por su actividad inusual: algunos años de esta última década han llegado a alcanzar los 100 meteoros por hora.

Las condiciones de observación son muy buenas por la proximidad de la Luna Nueva La NASA prevée que serán alrededor de 18 meteoros por hora los que se podrán observar este sábado (también serán observables el domingo). Aunque lo mejor de esta segunda lluvia de estrellas es que las condiciones de observación son muy buenas: la proximidad de la Luna Nueva apagará el cielo lo suficiente para que los aficionados puedan ver caer los meteoros.

La mejor hora para contemplarlas será en torno a las 2 de la madrugada en la constelación de la Lira, aunque se podrá ver por todo el cielo. Y serán más visibles en lugares que tengan poca contaminación lumínica en cualquier punto del hemisferio norte.

El responsable de que las líridas nos visiten cada año es el cometa C/1681 G1, al que popularmente se le conoce como Thatcher. A. E. Thatcher descubrió este cometa la última vez que se acercó al sistema solar, en 1861. Se espera que Thatcher vuelva para 2276.