Al menos diez personas murieron el jueves por la noche al participar en un saqueo en una panadería de la parroquia popular El Valle, en el oeste de Caracas, según han informado este viernes medios locales, que aseguran que ocho personas fallecieron electrocutadas y dos por disparos de bala.

Funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC) venezolano llegaron a la panadería para levantar los cuerpos. Según algunos medios, los ocho electrocutados lo habrían sido por un cerco eléctrico para impedir robos y saqueos del que disponía el establecimiento, aunque otros indican que un cable de alta tensión se desprendió cuando los saqueadores intentaban entrar al local.

El intento de saqueo se produce cuando el país es sacudido por una ola de protestas antigubernamentales que ya han dejado una decena de muertos en las últimas tres semanas.

El jueves por la noche se produjeron protestas en la misma zona en la que ocurrió el saqueo, que fueron repelidas por fuerzas de seguridad. Un grupo de diez diputados opositores venezolanos se dirigió este viernes a la sede del Ministerio de Interior y Justicia para protestar contra la represión a las manifestaciones.

La ministra venezolana de Exteriores, Delcy Rodríguez, aseguró que "bandas armadas contratadas por la oposición" atacaron un hospital materno infantil en la zona caraqueña de El Valle, donde se registraban enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, ha acusado directamente a militantes de partidos pertenecientes a la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) de disparar a manifestantes y el jueves anunció que demandará al líder opositor Henrique Capriles por difamar a su Gobierno y al Ejército al acusarlos de esas muertes. Además de los fallecidos, las protestas han dejado cientos de heridos y más de 550 detenidos, según la ONG Foro Penal Venezolano.