Los alquileres tienen intención de ponerse por las nubes; de hecho, en algunos barrios de Barcelona y Madrid ya lo están. Según datos de Idealista, en la capital, la Ciudad Condal, Valencia, Málaga, Palma o San Sebastián, los precios crecieron entre un 10% y un 20% en 2016. Los alquileres han subido un 8,8% en el primer trimestre.

Según Fotocasa, el precio de la vivienda de segunda mano ha aumentado un 2,2% en marzo. Es la segunda subida más alta desde agosto de 2007. Su precio ha crecido un 0,9% en el primer trimestre del año. Una vez más, destacan los distritos de las ciudades de Madrid y Barcelona en las que se incrementa el precio en la casi totalidad de los barrios. Y los alquileres seguirán subiendo este año en ambas capitales, según el estudio de JLL.

En este escenario, ¿puede uno encontrar un alquiler bueno, bonito y barato? Parece un milagro. Por eso hay que ahorrar los recursos y la información. Es cuestiono de organizarse y tener todos los factores en cuenta. Y si no todos, al menos estos:

Elige la zona y las características del piso
Teniendo en cuenta, tus gustos, necesidades y, claro, el presupuesto. Consulta el precio medio de la zona para asegurarte de que la renta mensual se ajusta a la zona. Una vez tienes claro dónde quieres vivir, es muy importante que consultes cuál es el precio por m2 para los pisos de alquiler de esa zona. Busca, busca, busca y concierta visitas. Contacta con el anunciante y concierta una visita. Si crees que la vivienda tiene posibilidades de ser el elegida, visítala a diferentes horas del día, de esta forma podrás comprobar factores como la luz o el ruido.

Asegúrate de que el vecindario te gusta
Si hay comercio suficiente, si es tranquilo o tiene mucha vida, si dispone cerca de parques, bancos, colegios, transporte público… En definitiva, si tiene todo lo que estás buscando. Elabora una lista de pros y contras de los pisos que te gustan. Si tienes varios pisos como candidatos y no sabes por cuál decidirte, puedes hacer una lista de pros y contras. Quizás, verlo por escrito, te pueda ayudar a tomar una decisión más acertada.

Infórmate bien de las condiciones
Antes de firmar el contrato de alquiler, pregunta hasta la más mínima duda. Asegúrate de que el casero y tú estáis de acuerdo en todo: duración contrato de alquiler, renta mensual, fianza, reparaciones, posibles obras a descontar de la renta… Dejar claro qué es lo que se quiere y se espera, por ambas partes, evitará malos entendidos y futuros problemas.

Negocia el precio... si puedes
Antes de firmar nada, tienes derecho a negociar el precio del alquiler, tanto como el que tiene el propietario de rechazar tu propuesta. Si crees que puedes justificar que el precio del m2 está por encima del precio medio de la zona –cosa difícil en este momento–, puedes intentar negociar con el casero o administrador. Ten en cuenta tus derechos, pero también tus obligaciones. Antes de pedir y firmar nada, es imprescindibles que tengas claros cuáles son tus derechos y obligaciones como inquilino, según lo que establece la Ley de Arrendamientos Urbanos de 2013. De esta forma, evitarás firmar nada que se encuentre fuera de la legalidad.

Revisa bien el contrato antes de firmar
Asegúrate de que todo lo pactado con el propietario o el administrador aparece en el contrato de forma clara. Si tienes dudas o consideras que alguna de las cláusulas puede ser abusiva, consulta con un gestor especializado. Infórmate de las ayudas al alquiler disponibles en tu comunidad. Entérate de cuáles son los requisitos para acceder a ellas y, si los cumples, cómo solicitarlas. Te puedes ahorrar mucho dinero.