Los extranjeros realizaron el 13,75% del total de las operaciones de compraventa de viviendas en España en 2016, de las que el 19% corresponde a los británicos, pese a que su peso se ha desplomado en 6 puntos desde el último trimestre de 2015, derivado del Brexit, según se desprende del 'Anuario Inmobiliario 2016' del Colegio de Registradores.

Pese el desplome protagonizado por los inversores británicos en la compraventa de viviendas españolas en 6 puntos con respecto al ejercicio precedente tras la celebración del referéndum británico que inició el 'Brexit', todavía se colocan como la nacionalidad extranjera que mayor peso tiene sobre el total. Asimismo, la caída del peso de los británicos en las operaciones de compraventa se ha visto compensado en el total de la demanda extranjera por el incremento de las compras por inversores de nacionalidad francesa o belga.

El bajón británico lo compensan las compras de franceses y belgasA cierre del ejercicio 2016, la demanda extranjera se situaba en un 13,25% (13,18% en 2015) con respecto al total de la compraventa de viviendas en España. Así, desde el mínimo histórico de 2009 (4,2%), se acumulan siete años consecutivos de crecimiento. En términos absolutos, los extranjeros compraron un total de 53.495 viviendas en 2016, frente a las 46.730 de 2015.

Por su parte, los españoles realizaron el 86,75% de todas las operaciones. Así, las transacciones totales, tanto de nacionales como de extranjeros, se incrementaron un 14%, registrándose 403.743 operaciones.

En cuanto a los precios de las viviendas, se registró un alza del 5,7% (6,6% en 2016) de los mismos. En los últimos tres años, los precios de las viviendas han repuntado un 13,3% desde los mínimos de 2013. A pesar de este incremento aún se encuentran un 25% por debajo de los máximos registrados en el 'boom' inmobiliario.

Baleares y Canarias, lo más demandado

Por comunidades autónomas, los extranjeros encabezan la compra de vivienda en las islas, de manera que compran un tercio de las viviendas en Baleares y Canarias. Al contrario, Galicia y Extremadura son las comunidades por las que menos se decantan los extranjeros.

Por otro lado, las comunidades autónomas en las que el peso de las compraventas efectuadas por españoles en relación con las realizadas por extranjeros es mayor son las de Galicia, Asturias o Extremadura. En el lado opuesto, Baleares, Canarias y la Comunidad Valenciana son las comunidades en las que el peso de las transacciones de españoles con respecto a las de extranjeros es inferior.