El conseller de Educación entre los años 2003 y 2004, el popular Esteban González Pons, ha destacado este jueves que la empresa pública Ciegsa era "necesaria" porque a la llegada del PP a la Generalitat "faltaban muchas infraestructuras escolares", al tiempo que ha asegurado que durante el tiempo en el que él estuvo al frente de la misma "convivieron todas las familias del PP" en su seno y "todas las personas se comportaron con honestidad y con arreglo a la ley".

"En la empresa no había nadie que mandara exactamente, sino que había equilibrio", ha defendido, tras indicar que su decisión de no terminar la ampliación del IVAM para dedicar el dinero a la construcción de colegios "abrió una auténtica guerra civil" en el PPCV y en su grupo parlamentario en las Corts, entre los partidarios de Eduardo Zaplana, presidente saliente, y Francisco Camps, que ocupó la Presidencia de la Generalitat a partir de junio de 2003.

González Pons, que no ha querido hacer declaraciones a su llegada a Les Corts, se ha manifestado en estos términos durante su comparecencia en la Comisión de Investigación de las actividades de la empresa pública Construcciones e Infraestructuras Educativas de la Generalitat Valenciana, SA, (Ciegsa), -creada a raíz de un informe de la Intervención que detectó más de mil millones de euros en sobrecostes, que a su juicio "tiene mucho que discutir"-, en la que ha defendido que durante su etapa como conseller los técnicos hacían adjudicaciones y eran los que tomaban las decisiones.

El actual portavoz del PP en el Parlamento Europeo, que sucedió al conseller de Educación Manuel Tarancón tras su fallecimiento en 2004, ha apuntado que la época en la que llegó al Gobierno autonómico fue "particularmente convulsa en términos políticos". De hecho, ha precisado que su decisión de no destinar fondos para ampliar el IVAM y dirigirlos a las infraestructuras escolares y a la eliminación de aulas prefabricadas "abrió una auténtica guerra civil en el PP y en el grupo parlamentario".