El banco malo vuelve a lanzar una campaña de venta de viviendas. Si hace unos días la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) presentaba 'Tu casa a toda costa’ –para la venta viviendas de segunda residencia ubicadas en 20 provincias costeras– ahora lanza la campaña 'Casas al alcance de todos’.

En esta ocasión, se trata de 1.500 viviendas de diferente tipología, tanto nuevas como de segunda mano. Sus precios de venta están por debajo de los 60.000 euros. Los inmuebles se distribuyen por 37 provincias de España.

Las viviendas se distribuyen por 37 provincias de EspañaLa mayoría de los activos se concentra en las regiones del arco mediterráneo y en Andalucía, aunque también existe una amplia oferta en comunidades de interior como Castilla-La Mancha. En concreto, Almería (202) encabeza el listado de provincias con un mayor número de viviendas en esta campaña, seguida de Toledo (167), Murcia (151), Lleida (86), Barcelona (85) y Ciudad Real (67).

La iniciativa estará vigente durante dos meses y las viviendas pueden consultarse en la web de la sociedad, donde se muestran tanto viviendas propias como otras vinculadas a préstamos de su propiedad. También se ofrece la posibilidad de contactar directamente con la entidad comercializadora del inmueble. La venta de estas viviendas se lleva a cabo a través de Altamira Asset Management, Haya Real Estate, Servihabitat y Solvia, los cuatro servicers en los que se apoya Sareb para la comercialización y gestión de sus activos.

Pero, ¿qué era la Sareb?

La Sareb es una entidad privada creada en noviembre de 2012 para ayudar al saneamiento del sector financiero español, y en concreto de las entidades que recibieron ayudas públicas. El compromiso del 'banco malo' es proceder a la liquidación de los inmuebles y préstamos adquiridos antes de noviembre de 2027.

La mayoría del capital de Sareb –llamado banco malo desde su nacimiento– está en manos privadas (un total de 32 entidades entre bancos, aseguradoras, inmobiliarias y un grupo eléctrico), si bien el 45,90% pertenece al Estado, a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).