Si un menor muestra deseo de someterse a cirugía estética, es más probable que sea víctima de 'bullying' o acoso escolar. Es el resultado de un estudio llevado a cabo por la Universidad de Coventry, en Reino Unido.

Para llevar a cabo el estudio, fueron entrevistados 752 menores de entre 11 y 16 años de edad. El grupo que más propenso era a someterse a cirugía estética fue el de los jóvenes que alguna vez habían sido víctimas de acoso escolar. Curiosamente, el grupo de los que admitían haber sido acosadores también presentaba un alto nivel de deseo de someterse a cirugía, aunque no tan alto como el de las víctimas.

Según el estudio, el acoso provoca que las víctimas tengan un "pobre funcionamiento psicológico", que está relacionado con el deseo por la cirugía plástica. En cambio, en el caso de los acosadores, el deseo por someterse a operaciones de cirugía estética responde a una táctica para mejorar su estatus social y su estatus de dominación.