La prohibición de aparcar en la mayor parte del carril-bus de València entre las 22.00 y las 8.00 horas de la mañana entrará finalmente en vigor el lunes día 15 de mayo "sin condicionantes".

Así lo han acordado este viernes el alcalde de València, Joan Ribó (Compromís), y los portavoces del Ejecutivo local, Sandra Gómez (PSPV-PSOE) y Jordi Peris (València en Comú), y esta medida será aprobada en la próxima Junta de Gobierno.

Ribó ha explicado que para facilitar el aparcamiento nocturno se ofrecerán más plazas de aparcamiento a tarifa plana de las que se suprimen con esta prohibición. Además se reforzarán las líneas N1 y N6 de la EMT en fin de semana, de viernes a domingo, y se ampliará la frecuencia de entre dos y cuatro líneas más en función de la disponibilidad económica.

La medida generó un enfrentamiento entre los socios del tripartito de izquierdas que gobierna el Ayuntamiento de València, principalmente entre el PSPV y Compromís, dado que esta formación política consideraba que la medida no se había consensuado con los colectivos sociales, económicos y vecinales. La teniente de alcalde y portavoz socialista, Sandra Gómez, afeó al concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi, las formas de la iniciativa. Este último, por su parte, no había concretado hasta hoy la fecha concreta en la que entraría en vigor.